martes, 7 de agosto de 2007

Nunca Voy a Engordar

Antes que algo mas pase... resulta que por intereses economicos y estrategicos, la direccion de este blog ha decidido cambiar su compania de telefonia celular. Asi que apartir de hoy, Sprint / Nextel sera nuestro amable proveedor de servicios de telefonica celular / radio. Los que tengan mi numero anterior puede seguir usandolo, porque active el servicio de redireccion de llamadas; los que no tengan ni uno, ni el otro, no duden en mandarme un correo para obtenerlos... digo, a los que le valga, pues me vale (uh?).



Entrando en materia, hace algunos meses escribi sobre lo bonito que es comer y placer que eso nos devuelve. Y hasta la fecha sigo comiendo y disfrutando de la variedad de comidas, sazones y otros despliegues culinarios, no tan nutritivomos ultimamente, pero si mas llenadores. Por lo menos la situacion es mejor que hace algun tiempo, cuando solo tenia (si la tenia) una comida al dia.

Y aunque los pantalones comienzan a llenarse (ya desabotone el pantalon de la pijama, porque de plano ya me apretaba), me doy cuenta que 'no por no por mucho tragar, se engorda mas pronto'. Y pues es inevitable, nunca voy a engordar, no, nunca, nunca... lo oyen? nunca, nunca!

Los que conocen a Papa podran constatarlo. A sus cincuenta y pelos anios de edad, Papa y yo compartimos la misma talla; y dejenme les digo que Papa es de muy buen colmillo. De hecho, a Papa, Abuela le daba de desayunar como si fuera comida, en la comida como si Papa fuera dos y la cena era algo entre la comida y el desayuno, dependiendo del humor de Abuela. Hace como unos 15 anios, Abuela le dio su ropa a Papa, y a su vez el me la heredo a mi; no hubo necesidad de hacerle ajustes, como venia pude usarla. En ocasiones mas frecuentes, cuando he necesitado ropa, mientras visito a mis Padres, la de Papa es mas que suficiente... como si fueramos hermanitos.

Moraleja: de tal palo, tal astilla. Nunca voy a engordar; jamas voy a estar chonchito o panchonsito, como Killerfry, Bola, Termi, Capi, Vago o Walther (andamos marranos! oink, oink). Asi, sin importar los atasques que me he dado aca (que a veces me siento como manati encallado), que a veces siento que se quiere salir lo que entro por donde accedio, no pasa nada, no, nada... ni unas llantitas para aprender a andar en bicicleta.

En fin, no se acomplejen... cada quien tiene un metabolismo distinto, disfruten de su cuerpecito... como mejor les parezcan.