domingo, 16 de marzo de 2008

Domingo en la Madrugada (Pensando en la Güera)

Son las 5:30 am (EST) y estoy en medio de las pruebas de la instancia de produccion. La verdad es que la vida de soporte apesta... apesta de la manera mas gacha... no me gusta para nada.

Entonces, que diablos hago aqui? En realidad, llegue por accidente. Pero dada la experiencia, creo que buscare salirme de soporte, o buscar la forma de llevarmela mas tranquilo... no quisiera que mi vida se vea delimitada por los tiempos y desveladad de la rutina del soporte.

Y en medio de toda esta calamidad, revisando mi correo, veo un correo viejo de la Güera... lo suficientemente viejo para darme cuenta que, desde que me fui de Monterrey, nada ha sido igual. Ahora ella esta distante; hoy reflexionaba en que si he contribuido de alguna forma. Lo unico que se me ocurre es que ya no nos vemos con la frecuencia de antes. Quisiera pensar, y creer, que he tratado de acercarme... pero incluso en mi ultima visita a Monterrey, no la vi, ni supe de ella, aun cuando sabia que estaria por alla.

Como quiera... veo algunas de sus fotos, sus correos y reviso algo de lo que le he escrito... y me pongo a pensar. Por un lado, divago como de costumbre, y pienso en todas esas historias e imagenes tipo... como llamarles?, sensuales, sexuales, sexys, porno, eroticas?, que siempre atesoro. No se, es la parte instintiva de todo hombre - creo -, aferrarse a las imagenes de una mujer que le excita, y de vez en cuando echarles una ojeada, para volver a sentir esa emocion otra vez. Aunque yo me siento como ninio pequenio hojeando una Playboy: tratando de que nadie se de cuenta, paso las paginas rapidamente, y aunque escasamente entiendo que pasa en mi, no puedo dejar de poner atencion a todas esas imagenes. Eso es: soy un ninio pequenio fascinado por ella; como si tuviera un encanto sobre mi.

Por el otro lado, me da un no se que ver la distancia... y ver que no solo la distancia, si no las circunstancias, y las personas... todo. Se complica, se complica mucho... y me da coraje, mucho coraje. Pienso que son decisiones necesarias para la supervivencia de una mujer; pienso que a veces es necesario que sea asi. Creo que no podria ser de otra forma, porque si ella se compartiera entre todos quienes creen merecerla, no habria mucho para todos... sin importar lo elevado o puro de mi proposito para ella... aunque siendo sincer, que hay de puro y elevado en mi prosito instintivo de acercarme a ella?

En tal sentido... que le queda a un mortal como yo? Si no sencillamente observar como pasa su vida, y esperar... esperar... esperar...

Odio la vida de soporte... odio mal pasarme asi... Güera: quiero una parte de ti... odio no saber que parte de ella quiero... odio pasar el domingo asi... odio odiar sin saber que digo.