lunes, 11 de mayo de 2009

Porque Wuigi lo pidió… ¡Viva La… Influenza! (Parte 1: Los Hechos)

Sí, Wuigi, creo que el lector más fiel de este desactualizado blog, me pidió que escribiera una crónica de lo acontecido en mi humanidad durante los días de la influenza… y pues bien, ¡concedido Wuigi!

¿Qué les puedo decir?, la noticia de la influenza me tomó por sorpresa. No sabía de su importancia, hasta que Calderón dio un mensaje a toda la nación explicando lo que pasaba. De ahí en adelante, se prueba porque los expedientes secretos X (The X-Files) deberían pedir ideas de historias entre la población mexicana; definitivamente el programa se enfocaría en lo paranormal, dejando aun más dudas sobre qué es cierto y que no lo es, más una buena dosis de humor.

Una razón más para decir que el poder de los mexicanos reside en su genio y en no tomar las cosas en serio. A pesar de lo conservadores que somos (y aunque a veces caemos en la doble moral), podemos reírnos de todo lo que pasa y nos pasa, y aun así no sentir que somos ofensivos – hasta donde sé -, y creo que por eso es tan fácil que nos sintamos agredidos por otros países… pues podríamos argumentar que no entienden nuestro sentido del humor, y que son malos para burlarse de nosotros.

Sea como sea, creo que los mexicanos actuamos “maduramente” antes esta “so call emegency”. Alguien decía que para hacer que la gente se protegiera, hacia falta darles un poco de miedo, que de otra forma sería difícil que el mexicano común tomara medidas para obtener o transmitir el virus (aquí es donde meto ese comentario que dio un amigo sobre la propagación de la influenza: “Con López Obrador, esto no hubiera pasado”). Me pareció un argumento más o menos válido; lo cierto es que EEUU se va acercando a México; la diferencia es sólo como de 300 casos (según el reporte de la OMS a 7 de mayo), aunque por desgracia en México murieron 42 personas, contra sólo 2 en el vecino país del norte… quizá fue el precio que le tocó pagar a México por ser el… cómo se dice, ¿el foco?

Lo anterior me podría llevar a dar algunas observaciones sobre el sistema de salud estadounidense, y el resto de los países de Latinoamérica, o el mundo. Veamos, Belice y Guatemala, nuestros vecinos del sur, que están casi en el mismo contacto con México que nuestros vecinos del norte, entre los dos, sólo reportan un caso de influenza… aun si sumáramos todos los casos en América latina (sólo 5), no se acercan ni por tantito a los de EEUU. Ahora, un dato interesante es que la mayoría de las muertes en México, ocurrieron en el DF, que es la mayor concentración de gente en nuestro país, desde luego que era fácil que el contagio se esparciera rápidamente; sería interesante agregar el factor contaminación… pero eso lo dejo a los investigadores. Si lo mismo hubiera pasado en EEUU, en una ciudad como New York, Los Angeles o Miami estoy seguro que hubiera sido más o menos lo mismo.

Quisiera agregar que mucha gente se puso medio paranoica con esto de la influenza. Mucha gente tuvo la genial idea de que la influenza era un invento del gobierno, para despistar nuestra atención de otros hechos – así como pasó algunos años antes con el chupacabras. Para aquellos que creen esto, antes de continuar, por favor contesten a las siguientes preguntas: ¿se reportaron – al menos – la muerte de 42 personas durante el reinado de terror del chupacabras?, ¿el peso se devaluó, y la BMV bajó en sus acciones?, ¿la comunidad internacional se puso paranoica con respecto a la carne de bovinos y otras especies, tales como el cerdos?, ¿la OMS, o alguna otra organización relacionada a la ONU, se vio envuelta en el hecho?, ¿le cerraron la frontera a mexicanos, por venir de un país habitado por una creatura, que posiblemente era de otro mundo? Ahora, si quieren utilizar la carta de que la influenza apareció durante la época de la aprobación de la ley para la posesión de drogas… o para desviar la atención de la gente de los casos de ejecuciones de los carteles, u otras actividades relacionadas al narco. Hay quiénes se han atrevido a decir que es prueba de este complot gubernamental que no se hayan presentado los cuerpos de los difuntos; o sea, ¿alguien me puede decir qué necesidad hay de mostrar los cuerpos de la pobre gente que murió por influenza?, para mí, mis amigos y lectores, eso es morbo, y es una exageración. El país ha salido más perjudicado por la publicidad de la influenza, que por cualquier otra publicidad del narco. El problema con cualquiera de teoría de conspiración, es que siempre habrá una razón para que existan, y las pruebas para descártalas, a la vez serán pruebas para apoyarlas… quisiera agregarlas a las cosas sobre las cosas que no se deben discutir, junto a la política, la religión y el futbol.