domingo, 21 de marzo de 2010

¿El Tec bajo ataque?, no lo creo... ¿tú lo crees?

Ayer ya no tuve tiempo de escribir sobre la balacera cerca del Tec. Y qué bueno, porque ahora hay un poco más de material.

Después de leer algunas notas y escuchar comentarios de otros, puedo darme cuenta  que como ciudadanía estamos cometiendo errores de apreciación. Yo diría que estamos actuando como comentaristas de deportes. Miren, antes de entrar en la discusión sobre lo que realmente pasó frente al Tec, quiero establecer algunos hechos; pero aun antes, quiero platicar una anécdota personal.

Al querer entender cómo fue que alguien pudo golpearme con una botella, conocidos y amigos me preguntaron cosas como: ¿por qué abriste la puerta?, ¿de qué era la botella?, ¿por qué nadie te ayudó?, ¿por qué bajaste por las escaleras?, ¿por qué no te defendiste? Todas ellas preguntas bien intencionadas, sin embargo… ¿cómo decirlo?, un poco carentes de ¿empatía? Antes de dar mi respuesta a cualquiera de ellos, les daba una explicación de las circunstancias en que los hechos ocurrieron… después de eso ellos mismos se contestaban. Dicho esto…

Estudiantes y vecinos sienten que lo que ocurrió frente al Tec fue un ataque a la institución; es decir, lo que se está asumiendo es que los narcos esa noche irían hasta las instalaciones para atacar a la institución y el vecindario, incluso al que se encontraran en el camino. Error; lo que realmente pasó es que – desgraciadamente – la persecución entre militares y narcos terminó ahí. No es la primera vez que la zona de Contry  ocurre algo así, mucho menos la primera vez que sobre Garza Sada militares, policía y narcos se enfrentan. Así pues, tal como en otros lugares de Monterrey y la zona metropolitana, así como circunstancialmente otras persecuciones han terminado, así ocurrió en colonia Tecnológico… una cuestión totalmente aleatoria.

Sólo recalcando: no, este no fue un ataque planeado al Tec o la vecindad. Es más, ni siquiera debería usar la palabra ataque, porque no hubo tal. Lo que pasó ahí fue un enfrentamiento entre militares y narcos frente a las instalaciones del Tec, en colonia Tecnológico.

A partir de este hecho quiero decir algunas cosas. Qué triste que un hecho así eché a perder la vida de cientos de personas; personalmente no me sentí asustado por el hecho, incluso convoqué a varias amistades a mi casa para una fiesta. Lo triste es que muchos se sintieron asustados de salir a la calle, por miedo a que se repitieran los hechos de la noche anterior – dicho sea de paso, era poco probable que ocurrieran otra vez. Desde luego, no puedo culparlos por su estado mental; haciendo una reflexión honesta, después de lo que me pasó con la llamada de extorsión que recibí, puedo entender por qué algunos no se sentían seguros de salir de sus casas.

Que esto haya pasado frente al Tec ha traído todo tipo de atención a la institución. Primero, por la postura de la institución en que habría clases normalmente, a pesar de los hechos de la noche anterior. Mucha gente ha criticado esto;  quiénes han comentado en contra dicen que el Tec fue irresponsable, porque puso en peligro a estudiantes, maestros y personal. Lo anterior sería cierto si, y sólo sí, los narcos hubieran atentado contra las instalaciones, o hubieran querido tomarlas; pero eso no fue lo que pasó, y a menos que los narcos hubieran permanecido en las instalaciones, tomado rehenes, o peligro de explosivos… ¿por qué el Tec habría de cancelar las clases del viernes? Quisiera que la gente que critica al Tec por haber permitido actividades normales ese día, diera una opinión no subjetiva de por qué estuvo mal. Digo esto porque el ejército y las autoridades, según lo que las noticias informan, declararon que la situación estaba controlada alrededor de las 4:00 am del viernes, cerca de 3 horas después de ocurrió el tiroteo frente al Tec; después de casi 3 horas de patrullar la zona buscando a los narcos que escaparon, ¿por qué habría motivos para pensar habría peligro de que estudiantes y personal ingresara al campus durante el viernes? Como dije antes, busco razones y no sólo declaraciones que vienen de personas paniqueadas.

Ahora, viene una situación más. Las dos personas que se reportaron muertas por el enfrentamiento, no son narcos, si no eran estudiantes de la institución. No me queda claro a quién se le atribuye la muerte de estos, si fue el ejército o los narcos; sea como sea, que civiles mueran es una pena que no puedo describir fácilmente, excepto que siento gran coraje por el hecho. La muerte de estudiantes sólo ha arrojado más leña hoguera de indignación, miedo y paranoia sobre el hecho. Después de las declaraciones del rector de sistema aclarando quiénes realmente eran las víctimas, las opiniones de la comunidad no se hicieron esperar. Entre los comentarios que he leído están los que condenan al rector, incluso lo ponen en el mismo lugar que políticos y funcionarios corruptos; hay quién se atrevió a decir que el rector es incompetente y que conspiró con las autoridades para ocultar la identidad de las víctimas. Una opinión más, pero ahora enfocada al Tec, decía: “El Tec es un gran mercado de drogas”. Este último, con lo que se dijo con respecto al rector del sistema, sólo ratifica la búsqueda de la gente por culpar a quién sea por lo ocurrido (por hecho aleatorio), excepto a quiénes deberían de culpar.

Afortunadamente, hay quienes realmente tienen la cabeza en su lugar y apuntan la culpabilidad a los narcos y a la corrupción que los deja existir. Si las balas que dieron muerte a los estudiantes fueron de militares o de narcos, no hace mucho la diferencia. Digo esto, porque nadie de los que critican a los militares persiguieron a los narcos, ni tuvieron que usar un arma para defenderse a la vez que buscaban detener a los delincuentes, mucho menos saben que es disparar a obscuras en medio de toda la confusión por un enfrentamiento. La pregunta es, ¿podría haberse evitado las circunstancias que llevaron a la muerte de los estudiantes? Yo creo que no; y aunque no es motivo para sentirnos mejor, el hecho de que tratándose de Garza Sada frente, a la 1 am, que nadie más hubiera perecido en el acto es casi un milagro.

Por lo anterior digo que la gente habla como si fueran comentaristas de deportes. Hablan como si fuera tan fácil estar en una situación igual y no cometer errores. Sobre todo, me irrita que la gente haga declaraciones criticando, sólo porque pueden, y no porque haya autoridad, moral, política o social, en ellos. Triste sin duda que es más fácil culpar al ejército o al gobierno por desgracias así; de alguna forma pienso que es una forma de cobardía, una forma de no tomar responsabilidad de lo que realmente ocurre. Es fácil asociar hechos y personas, y luego culparlas por cualquier cosa.

Sin duda es una tragedia lo ocurrido; pero en Monterrey debemos aceptar que esto es sólo una probadita con respecto a lo que viven ciudadanos de otras ciudades, como Tijuana, Juárez, Nuevo Laredo, Reynosa, entre otras. La gente que ha lanzado todo tipo de críticas al ejército, una pregunta, ¿sacamos al ejército de la ciudad, y nos escudamos tras la policía local, estatal o federal?, ¿qué deberíamos a hacer, si es que el ejército es tan inútil y sus miembros unos tontos con armas?

Creo que muchas familias ahora sintieron más cerca los efectos del narcotráfico, porque el enfrentamiento ocurrió cerca de sus hijos e hijas. Puedo entender su preocupación; pero lanzar acusaciones a diestra y siniestra no mejorara las cosas. Eventos así deben volvernos conscientes y responsables de lo que ocurre en el país, pero más importante aún, que nos lleve a tomar acciones.

Si no somos capaces de ser activos en los cambios que queremos ver en la comunidad, ciudad, estado o País… creo que no podemos criticar las acciones tomadas por el gobierno (a cualquier nivel). Sobre eso, creo que no es justo lanzar acusaciones a las fuerzas armadas del país, una de las organizaciones que verdaderamente le han dado batalla al narcotráfico en México.

¿Nos sentimos ofendidos por lo que ocurrió en la madrugada del viernes pasado?, ¿qué vamos a hacer al respecto?, ¿seguiremos criticando a las autoridades, ejército y a quien más nos parezca sólo para desplazar culpa?, ¿o ahora que nos sentimos amenazados, comenzaremos a tomar responsabilidad y actuar? El que esté libre de culpa, lance la primera piedra…