lunes, 10 de julio de 2006

¿Por qué Buffón?

Dejen les platico, más o menos, como lo recuerdo el sueño que tuve anoche.

Antes que nada, debo aclarar que no quería que ganará Italia. Estoy deacuerdo con Menoti, cuando decía que la actuación italiana dejó un espacio. Que no hubo nada nuevo, ni bueno; que es una lástima que el fútbol lo gana quién anota los goles. Sí, opino lo mismo. No hubo nada nuevo, ni inovador y mucho menos entretenido en el juego italiano. Definitivamente jugaron para ASEGURAR que sacarían un buen resultado. Ellos han de creerer behemente en "el fin, justifica los medios".

Ufff... bueno, necesitaba hacer esa aclaración por lo que a continuación voy a charlarles.



Estoy en las gradas de un estadio. Estoy gritando como loco; el estadio está a reventar. De repente, hay un gol y el equipo al que le voy, gana el partido... ¡el campeonato! Sin saber cómo, salto a la cancha y corro para abrazar al jugador que más estimo, el portero, Buffón. Y así es, me lo topo en mi carrera y brincamos a abrazarnos; es curioso, porque parece que nos conocemos poco, pero nos estimamos mucho.

Así comienza la sesión de fotos del recuerdo. El Otero se pega a la sesión de fotos - haciendo todo intento por acaparar a la estrella - y cuando él quiere sacarse la foto con Buffón, la cámara falla y hace cada vez más dificil aprovechar la luz y al portero. Yo me canso y les digo que me voy; me despido de Buffón y lo felicito.

Salgo del pequeño estudio de fotografía y el cuarto de a lado es mi cuarto (que es como un estilo de suite pequeña de hotel). Hay dos camas individuales. En la cama de la izquierda la Velázquez acostada; ella está vestida de negro, usando un top y un boxer pegado. Charlo algo con ella, nada trascendente; ella dice que se va a dormir y apagar la lámpara del buró que separa las camas. Yo termino de quitarme el traje y me pongo las pijamas. Ahí, escuchó que hay alguien llegando al piso; salgo a ver quién es; llegan como seis personas, pero sólo reconozco a la Chiquis, que viene abrazada de un tipo, que asumo que es el Peruano.

Ella se acerca y me dice que al fin viene a visitarme. Le explico que es un poco difícil que la antienda, sobretodo por la hora. Ella - que viene vestida en un especie de atuendo de Lara Croft - me dice que no importa y dejando atrás a su sequito, comienza a darse vueltas por el lugar. Chiquis hace un poco de ruido y la sigo pidiéndole que no haga mucho ruido, porque la Velázquez está durmiedo y que una mujer que duerme en una cama individual, en atuendo negro de dos piezas revelador, que acaba de apagar la lámpara del buró, no debe ser molestado, más cuando tiene un para de minutos de haberse acostado.

"¡Ah!, la Velázquez... aquí está ella. Deja paso a verla", me dice la Chiquis, con un rostro de pícara que no conocía. Entonces, se mete a mi cuarto y efectivamente encuentra a la Velázquez durmiendo sobre su costado izquierdo. Entonces va y se mete a la cama con ella y comineza a hacer algunas cosas raras para despertarla, pero la Velázquez no se despierta... hasta que la Chiquis la abraza y entonces la Velázquez despierta... y termina mi sueño.

A fin de cuentas un sueño.