lunes, 26 de noviembre de 2007

Un Lunes Cualquiera

Hoy me levanté más temprano de lo que regularmente lo hago. Eso porque anoche no quise pasar a la oficina; entonces necesitaba llegar bastante temprano para enviar una información a todo el mundo.

Lo curioso es que no me sentí como otras veces que regreso de vacaciones, o un fin de semana largo. No, esta vez sentí como su viniera de un fin de semana cualquiera. No sé porque pienso que eso no debería estar bien, pero no encuentro una razón para pensar que está mal.

En fin, el día me rindió bastante bien; aunque no creo hacerlo por el resto de la semana. Cada vez balancep más mi vida a: trabajar, encontrar un rato de buena vibra y dormir. Básicamente, me he vuelto como una mascota, viviendo en una rutina bastante saludable... Que al menos me funciona por ahora.

El día pasó bastante tranquilo; me acomodó muy burgn el que todos vinieran de regreso de vacaciones. El estrés, los nervios y ansiedad de todos se redujo drásticamente. Ahora espero que el día de mañana sea igual, porque lo tengo repleto de juntas, y por lo regular acabó de mal humor o peído después de un día lleno de juntas. Espero que los dioses de los sistemas se apiaden de mí, y me permitan pasar un día sin discusiones, sin peleas y ni enfrentones con los indios, especialmente con su líder.

Y así hubo mañana y tarde de un lunes cualquiera.


Sent from my BlackBerry® wireless device