sábado, 24 de mayo de 2008

Cambios con la Edad

Ayer fui a ver la última película de uno de mis héroes preferidos de la infancia: Indiana Jones.

El "Dr. Jones" no se ve tan jovial, agil y fuerte qué hace 21 años, pero no eso no fue obstáculo para que él siguiera siendo tan hábil, carismático y aventurero como lo hemos visto en las tres películas anteriores.

No daré detalles sobre la historia, pues el trama personal de los personajes debe ser desenredado durante los aproximadamente 120 minutos de la película. Junto a esta historia esta - obviamente - la peculiar aventura arqueológica.

La segunda guerra mundial ha acabado, es el año 1957 y el mundo está dividido en dos bandos: capitalistas y comunistas. La Union Americana vive la histeria comunista propia de la época; este mundo polarisado, está marcado por la competencia entre U.R.S.S. y U.S.

En esta situación mundial, Indiana Jones vive una extraña aventura arqueológica y personal. A diferencia de las películas anteriores, donde los viajes por todo el mundo y la multitud de recursos, obstáculos y aliados o enemigos son abundantes, esta última (que por las señales dadas en la misma película, definitivamente es la última) es más sobria y puntual.

Aun así, creo que los fans del intrépido profesor de arqueología, no se verán decepcionados, y podrán disfrutar de los detalles traídos de las películas anteriores. No por ello, quién no haya disfrutado de sus zagas anteriores, no disfrutará esta; George Lucas y Steven Spielberg se preocuparon por hacer una historia y film aptos para no conocedores y futuros fans.

Sin más, puedo invitarlos a ver esta película que cierra - finalmente - la historia de Dr. Henry Jones, Jr., mejor conocido cómo Indiana Jones.
Sent from my BlackBerry® wireless device