martes, 27 de mayo de 2008

Sólo Un Enorme Vacío

Hola,

De repente me siento cómo el tipo de aquerla canción, la que decía: "hola, ¿cómo estás?...", y la chava no contestaba la carta, pero decía - seguramente así misma - que se atana portando mal y le fascinaba.

En realidad, me gustaría pensar que así es, y que te la estás pasando de pelos, haciendo toda clase de travesuras o viviendo el mejor momento de tu vida, pues el trabajo y el estres han quedado atrás. Eso es lo que quiero pensar...

Digo lo anterior porque ha sido imposible localizarte. He llamado a tu oficina, pero nadie contesta; tampoco he recibido respuesta del correo anterior que te envíe. No me mal intérpretes, pues no es reclamo, sólo estoy un poco preocupado.

Quiero saber de ti. Quiero saber que estás bien, que todo va bien en tu vida y que eres feliz, a pesar que el trabajo se apila sobre tu escritorio, tu radio no deja de pillar, viajas como Marco Polo y descansas a penas lo necesario.

Quiero saber que estás bien, para poder imaginar tu sonrisa iluminando el día. Dame eso, aunque sea eso, porque una parte de mi se marchita cuando no te escucho.

Te quiero.
Sent from my BlackBerry® wireless device