martes, 13 de enero de 2009

Sin Sentido (Pt 2): Homosexualidad, Otras Preferencias

Hace una semana, en Monterrey un transexual fue asesinado. ¿La razón? El confesado asesino dijo que lo llevó con engaños al lugar de trabajo del deceso, y este último se balanceo sobre él para besarlo... la respuesta del ahora asesino quitárselo de encima, y sintiendo el rechazo el transexual se puso violento, lo golpeó; para defenderse, el heterosexual tomó lo primero que encontró: unas tijeras, con las que atacó y asesinó al transexual.

Esta noticia no fue lo que me impactó, si no el comentario que dejó un lector en la nota electrónica del periódico. En ella explicaba que por cosas así, los homosexuales siguen dando razones para ser odiados.

Aquí necesito hacer una aclaración, antes de proseguir - aunque sé que como quiera se hará caso omiso al terminar este escrito. Yo creo que la homosexualidad, transexualidad y otras preferencias similares, no son naturales. No estoy de acuerdo con ellas, porque creo que en la sempiterna sabiduría de la naturaleza, se puede ver claramente la razón y uso de cada sujeto, y en el caso de los seres humanos, del por qué hay hombres y mujeres.

Dicho esto, necesito hacer una aclaración más: no importa si estamos de acuerdo o no con respecto a las preferencias sexuales de una persona, TODOS estamos en 'el mismo barco', o sea, homosexuales, transexuales, bisexuales, heterosexuales, omnisexuales, heterosexuales y cualquier otro comportamiento - natural o no - formamos parte de una sociedad, por pequeña o grande que sea. De ahí que creo que independientemente de aceptar o no su estilo de vida, debemos respetar y tolerar su decisión, es decir, ser tolerantes.

Creo, por lo tanto, que no podemos marginar, o tratar como monstruos o fenómenos, a quiénes no van con el resto de la gente. Otra vez, necesitamos ejercer verdadera tolerancia. Tampoco podemos hacer generalizaciones, porque es una falacia que todos los homosexuales se comportan igual.

Independientemente de todo lo que acabo de decir, quisiera replantear la situación que llevó al asesinato de este transexual en particular.

Hagamos un pequeño experimento, replanteando el hecho que cité al principio: digamos que en vez de ser un transexual era varón, y el asesino era mujer. Excepto el cambio anterior, todos los hechos ocurrieron exactamente igual: el tipo trata de besar a la fuerza a la mujer, la mujer lo repele, él se enoja y la golpea, ella tratando de defenderse, toma lo primero que encuentra - unas tijeras -, ataca y mata a su agresor.

Para empezar creo que el escenario anterior es sumamente común... demasiado diría yo. Ahora, ¿los hombres aceptaríamos que una mujer dijera: 'por cosas así, los hombres siguen dando razones para ser odiados'? Entonces, muchos hombres dirían: "Es que no se puede generalizar", o "No todos los hombres son así". De hecho, no hace falta suponer, así es.

No hay que ir lejos para constatar que el comportamiento heterosexual, no es muy distinto del homosexual, al menos en lo que a hombres se refiere. O ¿alguien va a negar que entrado en copas no se pone "cariñoson", o tan siquiera dadas las circunstancias no ha por lo menos fantaseado, o considerado, tomar ventaja de una que otra situación en la que una chava está sola o incapacitada (así como cuando una chava está en borracha)?, ¿a caso no hay varones que abusan de sus familiares femeninos, como padres que abusan de sus hijas; o el jefe que toma ventaja sobre su secretaria? Ejemplos hay de sobra para mostrar como muchos varones son predadores de mujeres en situaciones menos ventajosas.

Si eso es cierto, ¿cómo podríamos decir que los homosexuales son más furtivos que los heterosexuales? Hacer eso es una manera de cegarse a la realidad, y desplazar culpas a todo un grupo. Finalmente, lo único que demuestra esto es la ignorancia en la que muchos están sumergidos, porque - dicho sea de paso - el ser humano teme aquello que desconoce.

Sin duda alguna esto es un tipo de racismo, y es un mal difícil de erradicar por ser tan antiguo como la sociedad humana misma. En el caso de México, sólo demuestra nuestra poca tolerancia (demostrada no sólo en este aspecto, si no un muchos otros) y nuestra escasa educación.

Sólo para redondear y finalizar mi discurso, quisiera compartir mi reacción sobre la noticia. Después de leerla pensé en que los hombres podríamos aprender algo de las mujeres, a saber, saber como lidiar con individuos que quieren aventajarnos y propasarse... porque las mujeres tiene una experiencia milenaria en cómo defenderse de hombres que quieren forzarlas a hacer cosas que no quieren.