miércoles, 23 de septiembre de 2009

"Hasta Siempre Através de la Música"

Mis estimados y viejos amigos... Nunca les escribo, lo sé... es raro que después de tanto tiempo lo haga... déjenme parafrasear: ¿es raro que después de tanto tiempo lo haga? Personalmente les diría que no. ¿La razón? Pues en realidad no me siento lejos de ustedes. Siempre hay algo que me los recuerda... siempre. Así pues, como un pequeño tributo y reconocimiento a ustedes. El título del correo lo reconoceran, y si no se los digo: es la despedida de Beto Cuevas al final del Unplugged de La Ley. En su momento se me hizo una frase un tanto sosa, falta de sentido, algo sacado de la manga (tal como suena Ceratti al final de su "último concierto" en Buenos Aires).

Pero, hace un momento escuchaba "Aquí No es Así" (Caifanes), y me acordé de ustedes... ahí, finalmente, me hizo sentido la frase de Cuevas. Si algo he de reconocer, es que ustedes me enseñaron a disfrutar la música. De entrada, nunca voy a olvidar el día que Randú me "introdujo" a Café Tacvba; ¿te acuerdas abuelito? Ese día me dijiste que fuera paciente y escuchara "Las Flores" versión Unplugged; quedé tan sorprendido del ingenio del grupo, que desde entonces soy fan del grupo y lo considero de lo mejor que ha dado el rock mexicano.

Alex... bueno, tú, tú me presentaste a Dream Theater. ¿Te acuerdas flaco? Pusiste un video de un concierto... sinceramente no recuerdo ni el concierto, ni la canción... sólo recuerdo todo ese complejo sonido, muy complejo como para que lo digiriera en esos días. Hoy es de mis bandas preferidas; he ido en cualquier oportunidad a sus conciertos (incluso pagado el boleto más caro sólo para estar hasta adelante); además, escucho y disfruto lo que ha salido de ese grupo, tal como John Petrucci y su disco solo, y Liquid Tension Experiment y Liquid Trio Experiment. Además, me enseñaste mis primeros pasos en la bateria, que sigue siendo mi instrumento favorito... y en el Rock Band lo toco (casi) en expert mode.

Ahí no acaba. ¿Recuerdan la mecedora de mi cuarto? No hay una ocasión que no escuche el unplugged de Stone Temple Pilots y los recuerde coreografeando y cantando, sólo porque Randú decía que le recordaba la mecedora que usaba Scott Wailand en el show. Tampoco se me olvida cuando cantaban a duo a Illya Kuriaki, o que fueron al concierto de Alanis Morisette y de lo emocionados que estaban al su regreso. Ah, y ¿cómo olvidar a "Mole de Olla"? Sí... la música los hace presentes a mí... y nunca dejo de escuchar música. ¿Cómo podría olvidarlos? No puedo.

Claro, hay muchas otras cosas que vivimos e hicimos juntos; pero desde luego que son anécdotas, y son incontables. No hace mucho encontré el cassette de "Juventud Jarocho", proyecto para el cual prácticamente entre los cuatro (incluido Ponchi... que de paso les digo, parece que voy a hacer testigo de su próxima boda... como diría Randú: "es largo y complicado", pero en una oportunidad les platico la historia) escribimos. Está el rally, el video para la clase de Ángeles Roa (que siempre pregunta por ustedes), la parillada de final de semestre, las circunstancias alrededor de mi prima y compañía... ¿de qué otras cosas se acuerdan ustedes?

Alguna vez les dije que aun en la distancia ustedes siempre son mis amigos. Juntos nos hemos demostrado que no importa el tiempo o el espacio, siempre que volvemos a coincidir es como si nunca nos hubieramos dejado de ver... para mí eso es un placer y una satisfacción. De ahí que diga que se hacen verdaderas esas palabras de Randú dijo, cuando estabamos en la playa (después de rescatar a Alex de su intento de buzo suicida): "No importa dónde vayas o a quién conozcas... nosotros siempre seguiremos siendo tus amigos".

Los quiero mucho muchachos. Cuidensen y "si ven a alguien tirado, hángalo a un lado y sigan rockanroleando".