miércoles, 5 de octubre de 2005

Querido Blogger...

Querido Blogger,

Hoy te escribo para para platicarte uno de los hechos más impresionantes que me han acontecido. Desde que descubrí el viaje a Puebla, Jalisco, creo que no había tenido logros significativos en descubrir cosas impresionates.

La historia es muy sencilla. Una niña me quiere ver las cara de #"$#&%$/& diciendome que mal interprete las cosas.

Querido Blogger, tú me conoces, y si no, seguro te has dado cuenta que no soy ningún #"$#&%$/& (uso la misma expresión para estar seguros que me refiero a los mismo). Hace poco escribí que era "manso"; pero que muchos confunden eso con "menso". Por eso digo que creen que soy #"$#&%$/&; aunque a veces es bueno navegar con esa bandera, sólo para no asustar a nadie.

Pues, Querido Blogger, resulta que "conocí" a esta chica con la cual por algún tiempo estuve charlando. Disfrutaba mucho charlar con ella, intercambiabamos fotos y bromas. La verdad, es que era muy divertido. En muchas ocasiones las charlas se ponían un poco densas y en ocasiones hasta salían propuestas. Sin embargo, anticipando cualquier mal entendido, en una ocasión le dije que no eramos, ni seríamos amigos.

Pasó el tiempo y buen día le dije abiertamente que qué onda con nosotros, que si cuando no tuviera novio habría chance y me salió con qué no, porque eramos "amigos" (y lo entrecomillo para diferenciar del verdadero termino para amigo y el que las mujeres usan). Entre las discusiones posteriores, resultó que todo era un mal entendido, que yo interpreté las cosas de una manera distinta a lo que realmente eran; después logré que ella aceptara que sabía que no la veía con ojos de "amigo" (aunque dijo que al principio pensó que bromeaba, pero que hasta que hablé con ella sobre alguna oportunidad se dio cuenta que era en serio). Yo no estaba del todo satisfecho de todo esto, porque me hacía ver como ímbecil; también me dolió mucho que se hiciera #"$#&%$/&, después de todo (o sea, que prendiera el boiler y no se metiera a bañar).

Por cierto, Querido Boiler, digo Blogger, ya sé que dirás que qué poca la mía de andar tras una chava con novio. Pues, ¿qué crees? Resulta que a la vuelta de dos semanas (desde que hablamos del chance) se le sale decirme que está quedando con otro chavo - un conocido mío -; ya te imaginaras cómo me puse. Y pues precisamente ella decía que no me tomó en serio porque en esos días ella tenía novio y lo sabía. En vista de eso, le decía que pues qué diablos pasaba, que ahora sí andaba quedando con este chavo... Ay Querido Blogger, a qué no adivinas: ya no tenía novio. Pues si te imaginabas cómo me puse primero, pues ahora al cuadrado.

Pero te tengo buenas noticias, Querido Blogger, porque ahora sé lo que necesitaba. Ahora puedo crear una duda razonable que, de haberlo llevado a los tribunales, me daría el gane. Resulta que hoy charlando con esta chava, argumenté sobre parte de su conducta alimenticia(que por experiencia previa conocía) y ella negó que fuera así; cuando presenté las pruebas de dicho comportamiento (el cual no tiene nada que ver con nuestro problema anterior), no le quedó más que aceptar que yo tenía razón, que ella tenía ese comportamiento. Entonces dijo: "Se me fueron las cabras. Ya veo que no es tan fácil mentirte".

¿Te das cuenta Querido Blogger, te das cuenta? Y todo lo que tengo que decir al respecto - por que la cuestión está más que clara - es lo que alguna vez dijo Jesús: "De la abundacia del corazón, habla la boca".

Chahuistle, 26 años