lunes, 14 de noviembre de 2005

Termina otro ciclo

Ayer tomé una decisión importate para estos días. Dejaré a un lado la conversación en la que he insistido tanto. No más flajelación, ni más tormeto anónimo. Dentendré esa bola de nieve que comenzó pequeñita e inofensiva, y ahora comienza a rebelarse y revolcarme.

Ayer en la noche decidí que me volveré expectador, o una especie de depredador asechante, que sólo espera un buen momento. Seguiré siendo afortunado en el juego, en la vida y en el trabajo. Nada de querer explicar lo que no quiere ser explicado, mucho menos cambiado; no porque no se pueda, es porque tomó la decisión de ser así y no ser más que eso. Nada de pretender la derrota una y otra vez, queriendo aprender de ellas y luego lograr una victoria aplastante.

Casi al final de domingo me di cuenta del tiempo que he desperdiciando tratando de conquistar lo que ya tiene dueño, aquello circunscristo por límites. Que parece que quiero paz con quiénes quieren la guerra; que busco tesoros en lo saqueado. Nada más de hacerme a un lado para dejar pasar. Ya no habrá sacrificios o rezos para Afrodita y me esconderé de Eros. Tampoco sembraré en lo arido, ni pediré fruto a lo seco.

Se acabo este ciclo de perdidas sin sentido, de mermas y robos. De ser ignorado y dejado a un lado del camino. No más de esta copa. No más.

Me regreso a mi lugar, a esperar, esperar... esperar sentado, en mi ambiente. Ya no trataré de imitar los bailes de los hábiles bailarines, ni seguiré el paso de los veloces.

Ayer decidí que si he de tener una musa, que se presente, que yo me acercaré. Que si en este tiempo y espacio hay alguien para mí, que se muestre, que no la defraudaré. Pero no seguiré por este aburrido camino del "no, no, no" o la ignominía. Prefiero vivir en mi propio anonimato, lejano y taciturno, como observador profesional y arlequín. Me regreso a mi rincón, porque se acabo este estúpido ciclo de búsqueda de lo que no quire ser encontrado por mí. No más charla, no más pensamiento, no más tiempo... ahora sólo quedo yo para mí.