martes, 13 de marzo de 2007

India vs Mexico

No, no es un partido de futbol que venga pronto; es algo que he vivido el ultimo anio y medio de mi vida.

Al principio pense que era una coincidencia de caracteres, que me cayeran tan gordos y me enojara tan facilmente con los hijitos de su pinky wonder que jugaban el rol de lider tecnico. Aguante poco mas de un anio a una bola de weyes insoportables e incopetentes; y no por compararlos conmigo, si no porque ahora se de todo lo que habia a su alcance para hacer un buen trabajo, pero jamas le sacaron provecho. Todo lo que venia de ellos era apuntar a los errores que realizabamos (que la mayoria no fueron errores, si no omisiones de una disenio inexistente, patrocionado por ellos mismos), decir que lo que era un cambio del usuario era un evitente error de nosotros - quiza por no adivinar lo que hubiera querido el usuario desde el principio - y darnos trabajo que ellos no eran capaces de hacer o arreglar los desperfectos que hacian (que en muchas ocasiones causaban en el trabajo que nosotros habiamos terminado exitosamente antes). No sabian negociar, ni explicarse, no sabian preguntar, mucho menos investigar para buscar nuevas respuestas o alternativas a problemas (otras de las cosas que termibamos haciendo los mexicanos). Y para terminarla de amolar, cuando algo estaba mal el dedo lo apuntaban hacia el sur; cuando todo trabajaba a perfeccion, se llenaban de girnaldas frente al cliente.

Eso se acabo... en parte. Por lo menos los indios que trabajan para nosotros, se fueron por inutiles. Pero ahora que estoy aca me ha tocado trabajar con otros indios, que parecen ser una viva copia de sus coterraneos; gente que no es capaz de entender que aunque es importante apuntar el error, lo mas importante no es senialar quien se equivoco o el porque fallo, si no buscar la raiz del problema (pues quien ha cometido el error, probablemente actuo como consecuencia de un mal comienzo) y partir de ahi para alcanzar la meta. No, para ellos lo mas importante es demostrar que ellos saben mas, trabajan mas y que el resto de la gente (excpeto el cliente, claro) son un conglomerado de incopetentes; quieren demostrar que nunca va a haber mas ocupados que ellos... de hecho, siempre ser acercan dando a enteder que ya que no estoy tan complicado con mi tiempo, podria hacer algo provechoso, como los encargos a los que ellos no han podido poner atencion, pues han pasado todo el dia discutiendo "asuntos" de mayor trasendencia. Si ellos comenten algun error, seguramente no es un error, y si lo es, ellos no son los autores... alguien mas lo sera, imposible que ellos lo sean; si nosotros cometemos un error, entonces se ponen el papel de Elias el profeta, y hasta fuego del cielo hacen caer, a parte de llevar septiternamente cuenta del danio.

No saben negociar, ellos saben ordenar. Si no quieres "negociar" (o establecer los parametros de lo que te piden), automaticamente es un desacato y una muestra de la tan conocida "hueva" mexicana; porque para ellos nosotros somos flojos y desobligados, ignorantes... que son ellos los que nos tienen que hacer la chamba, porque nosotros no servimos para nada. Cuando nosotros queremos negociar con ellos y hacerles entender la necesidad del momento, refunfunian, incluso se hacen a un lado y aclaran que seguramente algo hicimos mal, que no hemos entendido lo que nos piden despues de que nos lo han explicado unas miles de veces.

Es increible como los gringos para los que trabajamos nos traten con mas respeto, nos nuestro lugar y sean los que nos dan la razon; afortundamente, ellos reconocen nuestro trabajo. No puedo entenderlo, no puedo creer que una raza como la india en vez de buscar ser en escencia mejor que otra raza, quiera demostrarlo con actitudes tales como las que toman mis colaboradores; pareciera que por lo menos si hemos entendido eso y por eso hemos tenido exito. El problema con los indios es que 'no seran machos, pero son muchos'...

Aclaro que no odio a todos, porque recien he conocido al menos dos indios que son rescatables. Fuera de ellos, el resto pareciera que los programan para ser tercos e insoportables.