jueves, 4 de febrero de 2010

Doble Moral

No sé si es cuestión de los regios o de todos los mexicanos, pero recientemente los golpes de pecho están de a peso.

Y es que se me hace tan estúpidos los comentarios que han surgido a partir de que una chica hizo un flashing en el último partido de Rayados de Monterrey en estadio Tecnológico.

Dicen que estuvo mal, pero muy mal hecho lo que hizo la chica. Una de las razones principales es que el ambiente del estadio es familiar, y ese tipo de shows no deberían de ser precenciados por menores, los cuáles asisten con su padres y hasta madres.

No defiendo que la chica haya mostrado sus senos... si le gusta hacerlo, muy su gusto. Habrá quién diga que hay lugares para todo; y muchos regios dirán que el estadio no es uno de esos lugares.

Pero, vamos a ver... en el estadio la gente grita groserías (que insultan a aficionados, jugadores, arbitros y autoridades), se bebe cheve y mucha gente agarra el pedo, se avienta orines, hay hasta actos de violencia (que en ocasiones hasta los granaderos han tenido que entrar a calmar el asunto), hay edecanes haciendo bailes lacivos y por la escaza ropa que llevan puesta se podría decir que van semivestidas, se chifla y dicen cosas a las chicas del público... bueno, ¿qué más se puede decir del ambiente en el estadio y sus asistentes?

Ahora resulta que es condenable que una chica muestre sus senos en un estadio. Así que está bien que los niños y niñas que acuden al estadio vean y escuchen todo lo que hacen los adultos, porque de seguro emborracharse, decir groserías, gritar albures, insultar y ver bailar cachondamente a las edecanes no son malos ejemplos... pero que una chica haga flashing sí lo es.

O sea, por Dios, ¿qué está mal?, ¿cómo podría afectar a las inocentes mentes de los niños y niñas del estadio que una chica muestre sus senos? Estoy seguro que hace sentir más incómodos a los adultos (especialmente a las señoras) el suceso que aun niño(a). Sí, nosotros, los llamados adultos, somos los que de alguna manera nos podría mover el ver algo así, pero ¿a un niño?

No creo, y vaya que no, que sólo porque una chica lo haga, de repente las demás chicas del estadio lo vayan a hacer. Tal como de la misma forma, no porque determinado grupo de personas gritan insultos, resulta que TODO el estadio lo va a hacer; de hecho, estoy seguro que hay personas que asisten a todos los partidos locales, y han desarrollado una forma de bloquear e ignorar los acontecimientos que les parecen desagradables. "Cada quién su vida", dirán, o "no porque todos se lancen al precipicio, también lo haré yo".

Se me hace ridículo que el presidente del club Monterrey diga públicamente que se le pondrá especial atención a esta chica; o sea, insisto, si la chica quiere ir en bikini y luego quitárselo en medio del estadio, sólo para celebrar, o si va sin nada más que pintura en el cuerpo... ¿cómo diablos afecta eso al resto de la gente? Déjenlo que pase, que se vuelva folklore de los partidos... a ver qué otras cosas ocurren.

No puedo imaginarme a las personas que se quejaron sobre la chica viviendo en el mundo real. ¿A caso no van al cine, o ven la tele?, y no es porque vayan a películas XXX o tengan el Playboy Channel en casa... pero hay películas que el contenido sexual es sumamente explícito, o sea, por lo menos se llega a ver chicas desnudas del pecho (claro, y no por eso la película deja de ser buena)... y sí, señor, señora quejumbrosa: su hijo e hija ven esas películas... y si no, más temprano que tarde las verán.

A fin de cuentas, sin entrar en muchos detalles, sólo digo que si nos asomamos poquito a nuestro mundo y vemos lo que nos rodean, ¿acaso que una chica muestre sus senos en un estadio de soccer es tan destructivo para la mente infantil y las familias?