miércoles, 4 de enero de 2017

Debraye: Sexo y Música (POP!)

   No soy fan de la música pop, salvo placeres culposos, como Michael Jackson y Robbie Williams. Dado que no es el fin de este post explicar dichas razones las pasaré por alto, excepto una que procederé a debrayar.

   Recientemente vi (por accidente) algunos tweets de Ariana Grande en los cuales expresaba su desencanto por críticas sobre expresiones de sexualidad en su música y videos. La susodicha explicaba que no había nada de malo en las mentadas expresiones, que es una mujer libre de demostrar su sexualidad, dado que es dueña de su cuerpo y – por lo tanto – de usarlo o mostrarlo como le plazca, “sexy, flirty, fun”. Al pie de página podrán encontrar los links a los tweets de esta chamaca, si es que gustan leerlos.*

   Parcialmente estoy de acuerdo con la… ¿señorita?, dado que todos estamos en el derecho de vivir nuestra vida como queramos. Sin embargo, no concuerdo con negar – de alguna forma - el papel que dichas expresiones juegan en su vida y especialmente en su “éxito”.

   Detesto el uso del sexo como recurso para vender música. Se ha vuelto muy común que los videos musicales estén llenos de sexo; y cuando digo “sexo” hablo de que hay videos (sobre todo de hip-hop) que se han vuelto videos de soft porn. La letras de las canciones no sólo sugestivas o eróticas, sino van más allá. ¿Ejemplo? “Anaconda”, de Nicki Minaj.

   Aquí necesito aclarar lo que encuentro problemático, a saber, usar el sexo para lograr éxito. Partiré por decir que hay muchas artistas que son sexualmente abiertas y frecuentemente se consideran sexys.^ P.J. Harvey y Natasha Khan (Bat for Lashes) han escrito canciones muy sugestivas; de hecho, Harvey y Apple son conocidas por ser algo así como femme fatale. La canción Glory Box de Portished se escucha: “For I've been a temptress too long / Just... / Give me a reason to love you / Give me a reason to be a woman / I just wanna be a woman.” Los ejemplos sobran de cómo expresiones sexuales se dan en géneros no pop; sin embargo, no recurren a presentar crudamente el sexo para atraer público a su acto. En resumen, no veo algún problema con incluir temas o expresiones sexuales en la música, siempre y cuando no sea lo que se vende.

   Regresando a la persona en cuestión, sus tweets expresan disgusto por la atención que recibe por ser abiertamente sexual; “expressing sexuality in art is not an invitation for disrespect !!! just like wearing a short skirt is not asking for assault.”, dice la interprete. Tomando su ejemplo, desde luego usar mini falda no es una invitación a ser ultrajada, pero sería poco razonable no esperar reacción alguna por ello.

   No hace ningún sentido que Ariana Grande (para el caso, cualquier popera) condene la atención que recibe por sexualizarse asi misma. Ella debería ser consciente de las consecuencias del uso de sexualidad en sus videos y espectáculos… Al menos eso esperaría; es más, pensaría que el uso del sexo es parte de su estrategia comercial para atraer fans; pero al decir que no le gusta la atención que recibe por sus decisiones pareciera sólo pide atención~, como si el mundo girara a su alrededor, o sencillamente es tonta.

   El ejemplo de la mini falda se me hace chafa, así que usaré este ejemplo: es querer usar la playera del equipo al que se apoya, visitar el estadio de un rival, meterse en medio de la porra del equipo local y creer que no se recibiran mentadas de madre (cuando menos). He aquí otro ejemplo: es querer comer un postre, pero sin las calorías. Un ejemplo más burdo: es querer decir que les gusta “Closer” (NIN) sólo si George Clooney se las canta al oído, pero sería horrible que Danny DeVitto lo hiciera.

   Después de este rollo podrán entender cuando digo que no me gusta el pop; para el pop contemporáneo es similar al siguiente anuncio:


-----

* Tweets:





^ He aquí algunos ejemplos: Shirley Mason (Garbage), Fiona Apple, P.J. Harvey, Beth Gibbons (Portished), Lou Rhodes (Lamb), Paz Lenchantin (A Perfect Circle), D’arcy Wretzky (The Smashing Pumpkins), Tegan and Sara, Natasha Khan (Bat for Lashes), Mahsa Zargaran (Puscifer), Sandra Collins… De las que me puedo acordar en este momento y creo que la mayoría podría estar de acuerdo, aunque yo incluiría a Denise Gutiérrez (Hello Seahorse!), Ely Guerra, Natalia Lafourcade (mamasita), Alanis Morissette, Karen O (Yeah, Yeah, Yeahs!), Emily Haines (Metric), Andrea Cors (The Cors), entre otras.

~ No soy profesional de salud mental, pero se podría decir que el individuo en cuestión demuestra un comportamiento asociado al trastorno histriónico de personalidad, o quizá narcisismo.