viernes, 21 de abril de 2006

Al fin viernes

Uff... !al fin viernes¡ A Mire y a mí no ha puesto muy contentos la noticia. Es que si lo ves desde el lunes, parece que nunca va a llegar.

Luego, esta semana, me la pase de desvelada, tras desvelada. Y créanme, no es la edad, es la rutina la que te da en la torre. Cuando sigues un horario diariamente, es difícil desvelarte. Esta semana regrese más o menos a mis andadas; me estuve durmiendo entre 1 y 2 todos los días. Del miércoles a l viernes en la mañana, sencillamente mis capacidades para trabajar estaban sumamente melladas. De hecho, el jueves había una capacitación que se alargo sin ningún motivo, y a la mitad de ella me estuve cabecenado; de hecho, varias veces me quedé dormido.

Ahora ha llegado el fin de semana. Creo que hoy lo destinaré a terminar de darle mantenimiento a las maquinas de la casa, me quedaré a ver películas (a ver quién se deja) y trataré de dormir temprano, porque mañana voy a dar una clase más del seminario en la UR.

Por lo pronto, cuando ando desvelado, siempre entro en una especie de introspección. Así que en este momento, quiero salir corriendo a mi casa, para comer, dormir, jugar... y luego descansaré para entrar en modo filósofo y azotarme inecesariamente.

Sin emabargo... thanks God is Friday!