miércoles, 7 de febrero de 2007

Deje Mi Barra de Quaker en el Hotel

Terrible caso para mi: deje mi desayuno en el hotel: una barra de frambuesa de Quaker. Y traigo un billete de $20 y nadie trae cambio; quiero cambio, aunque sea $1 para tomar un cafe o agua, quiza sacar otras barritas... algo, porque si no necesito esperar dos horas para la comida. Aqui salgo a comer a las 12 pm (EST); ademas, he estado desayunando todos los dias (bueno, siempre desayuno, sean tacos en Monterrey o barras "energeticas" en JAX). Pero como hoy no agarre nada, comienzo a sentir los reclamos de Gertrudis (la solitaria que habita en mi sistema digestivo). Espero poder comer algo, antes de que la susodicha salga a reclamar.

La maniana ha transacurrido en calma. Creo que es como cuando llegue hace un mes, aunque mas tranquilo aun, porque ahora ya conozco a la gente de la oficina y ando como pez en el agua. Y aunque no es como en Monterrey, (que si me aburro y no hay nada que hacer, me salgo a charlar con alguien, o ando dando de vueltas por la fabrica y me detengo a platicar con alguien), por lo menos si mi distraigo un poco brincando como Tigger por el lugar, viendo si encuentro a los escoces. Ah, porque resulta que dos de los tipos que trabajan aqui (como consultores) son escoceses, bueno, uno nacido e importado de aquellas tierras, y otro nacido aca (entonces lo han de llamar whiskey... ok, si, fue un mal chiste); resulta que han sido dos tipos formidables y muy graciosos, de repente sacan unas puntadas bastante buenas. Desde luego, me ven como el "chiquillo", aunque desde luego podemos salir a tomar unas cervezas juntos.

Hoy me acorde de La Princesa de la Boca de Fresa, que para fines de practicos, me refiero a ella como la Fresa (no es tan fresa como la Guera, pero la Guera es la Guera). De alguna manera la envidio a ella, porque tiene la capacidad para decir lo que quiere y lo que siente, sin pensar que eso le pesara despues; lo se, porque cada vez que nos vemos mi cabeza es golpeada por su confesion: en mi primer semestre tenia a crush on you. Y si, me sorprendio mucho, porque tan facilmente no hubiera podido confesarle a nadie eso, mucho menos en una fiesta, frente a mis amistades; desde luego, eso explicaba su manera de ser conmigo cuando nos topabamos por ahi... crei haberlo notado, pero no se por que no le puse antencion. Eso dejo una puerta abierta; no me gusta que las puertas se queden abiertas... porque la duda siempre me carcome y roe lentamente. Prefiero que la puerta este cerrada o me inviten a pasar, pero no me gusta solo que dejen la puerta abierta. Pero ella sigue comportandose igual, ademas anda bien acompaniada... y no me atrevo. En fin, espero saber pronto de ella, mas alla de lo que publica en su blog.

En fin, es miercoles. Todo parece que seguira tranquilo por el resto del dia... que bueno, porque hoy necesito salir temprano. Porque hoy, oh si, hoy... hoy es el dia.