lunes, 10 de agosto de 2009

En Tu Ausencia

La última vez que vi a Bk, me hizo un comentario que dejó entrever un sentimiento particular hacia mi blog. Y es que mientras hablabamos de mi última desaveniencia amorosa, ella dijo que ojalá que la niña no termine siendo 'otra ausente'.

Sinceramente, en algún momento fantaseé con que Bk leería el blog y me buscaría para limar asperezas. Eso nunca pasó, de hecho, fueron otras las circunstancias en las que nos reunimos para hablar de... ¿nosotros? En esa misma ocasión le confesé sobre el blog y el protagonismo de ella en él. En realidad, jamás pensé que llegaría a ponerle tanta atención; sin embargo, he de confesar, me agrada saber que ella lo ha leído con detenimiento.

Así pues, mi querida Bk - en vista que toqué un fibra de tu complejo ser -, procedo a explicar el por qué de La Ausente... para ti, ahí te va.

La Real Académia de la Lengua Española define ausencia como:

ausencia.
(Del lat. absentĭa).
1. f. Acción y efecto de ausentarse o de estar ausente.
2. f. Tiempo en que alguien está ausente.
3. f. Falta o privación de algo.
4. f. Der. Condición legal de la persona cuyo paradero se ignora.
5. f. Med. Supresión brusca, aunque pasajera, de la conciencia.
6. f. Psicol. Distracción del ánimo respecto de la situación o acción en que se encuentra el sujeto.

Entonces, habríamos de definir ausente también, sobre lo cual dice:

ausente.
(Del lat. absens, -entis).
1. adj. Dicho de una persona: Que está separada de otra persona o de un lugar, y especialmente de la población en que reside. U. t. c. s.
2. adj. Distraído, ensimismado.
3. com. Der. Persona de quien se ignora si vive todavía y dónde está.

Así pues, al referirme a Bk como La Ausente, llevaba el único y exclusivo fin de referirme al hecho de 'estar privado' de su compañía, y que nos hayabamos 'separados uno del otro' física y emocionalmente. Ambos, viviendo en la misma ciudad, en la misma zona y habiendo más de una manera de hayarnos, estabamos distanciados, sin un campo común u oportunidad para encontrarnos.

Aun así, al llamarla Ausente quería transmitir la idea de que simplemente no estaba, y ya. Yo sabía que eventualmente nos volveriamos a ver, charlariamos otra vez y seríamos - como dice Forest Gump sobre Jenny - peas and carrots. De otra forma, me hubiera referido a ella de tal manera que fuera patente que se había retirado complemtamente de mi vida, sin o poca oportunidad de volvernos a juntar.

Es como el día y la noche. Cuando es de noche, decimos que hay ausencia de luz; pero sabemos que el sol saldrá la siguiente mañana. La ausencia guarda cierta promesa, que aunque algo es escaso o no está presente, tarde que temprano volverá.

Por mi parte, no estaba dispuesto a perder a mi igual. Definitivamente, Dios me ha bendecido con personas de un gran corazón, con las que puedo contar de más de una manera; en los momentos más oscuros de mi vida, cuando la soledad deja ver su mala cara, ellos son mi razón para seguir adelante y luchar contra mis fantasmas. Bk es la hermana que nunca tuve, la mujer que me ama sin ser mi compañera, mi complice de fechorias, psicologa sin título y la niña que juega con el niño que gobierna mi ser.

No, ella ya no está ausente... no espero volver a estar en la misma situación nunca más. Y aunque nuestras vidas van por senderos distintos, siempre nos topamos al lado del camino para disfrutar el paisaje.

A ti mi adorada mujer.