viernes, 30 de septiembre de 2005

Los comentarios

Y para comenzar este blog, quiero avisarles que de ahora en adelante tendrán que hacer una comprobación antes de poner sus comentarios. El hecho es que - desgraciadamente - hay gente que ha comenzado a usar los comentarios para dejar spam (malditos bastardos). Por lo pronto, Blogger ha sugerido hacer una comprobación al dejar los comentarios, para asegurarse de que no dejen spam; sorry, pero tampoco quiero que los bots llenen el blog de estúpida publicidad (para quiero alargarlo... ¿más?). Espero que nos den una herramienta para borrar comentarios, porque hay algunos que lejos de ser comentarios, son insultos; además de borrar aquellos comentarios que pusieron de spam.

Y si los aplausos es el alimento del actor, los comentarios es el alimento de los blogeamos (¿ó es "blogüeamos"? Bueno, lo que sea). La verdad es que al menos no se siente como que estamos escribiendo a lo tonto. Es muy agradable ver como hay quiénes entran y dejan huella de su visita. Quiero agradecer, amables lectores, porque a parte se chutan mis epifanías, algunas largas como la "serie" de 'Ganar y Perder', me dejan comentarios al respecto. Imagino que los que lo leen y no dejan comentario es porque les vale o no convergen en mi opinión; los invitaría que de todos modos dejen un ratro, de vez en cuando, para saber quiénes han leído mis cosas.

Les agradezco mucho a todos por sus comentarios. Me nutren y me dan animos para seguir adelante. Digo, hay quiénes me dan sus comentarios fuera del blog (Leoncio, Patty, Hugo, Oscar, Mireya, entre otros); esos también son muy bien apreciados. De hecho, en los ratos que dejo de escribir, me da pena cuando me buscan y me dicen qué cuando voy a poner algo nuevo.

Digo, yo sé que no soy el mejor, ni Germán Dehesa, pero es motivante para cualquiera. Otra vez, por sus comentarios, muchas gracias.