miércoles, 14 de septiembre de 2005

Qué ropita

Se rumora fuertemente que hay una lectora asidua de este su humilde blog, en Cincinatti (¡hola Mire!); bueno, es tan fuerte el rumor, que podría decirse que es cierto.
 
Lo siento mucho, pero hoy quiero hablar de algo que vi ayer; sé que mis lectoras atenderan con poco entusiasmo, ni modo, no se le puede dar gusto a todos siempre.
 
Me encontraba en el Jac & Ray, muy concurrido para ser martes; bueno, con decirles que había gente esperando mesa... o sea, parecía viernes o sábado por la noche. En fin, pues anoche me sentí perdido, distraido... las niñas que asistieron ayer al Jac, no pues... ¡que barbaridad! No, no... por favor, no. Comenzaré por decirles que había una niña, que traía uno de esos pantalones holgados, como de lino o manta y una blusa de tirantes azul esmeralda... que ¡bueno!; lo que más llamo mi antención fue la parte posterior de los pantalones; muy bonito, muy, muy... ay, cómo decirlo para que no oiga tan mal... ¿curveado?, ¿redondo? Pero bonito, delicado, no'más faltaba el letrero: "Sólo personal autorizado" o "Manéjese con cuidado", porque con las poses de 4 que luego agarraba la niña... debía haber alguna señalización, creo. De malas, la niña acompañadísima de n naco inimaginable, pero me agrado.
 
El azul y el blanco ayer predominaron. Una chava en minifalda blanca, del tipo ese con algo de vuelo, de las que están de moda (tipo 80s), con una blusa, también de tirantes azul. Desde luego que la niña se movía y sentaba con gran cuidado, dada su vestimenta. No sé, a la chava primero la vi de espaldas, caminado hacía el baño; la combinación del caminado con la minifalda, provocaba un efecto de "mírame", de hecho, toda su retaguardia se veía para foto, por el juego de los hombros descubiertos, la parte de la espalada que se asomaba, la minifalda y las piernas ("Fotomatón, no...").
 
Tres chavas, muy monas, llegaron con esas blusas de la moda de los traileros, de la tela delgada - de las que dan la impresión de haber sido lavadas tantas veces, que la tela se medio transparenta -, mostrando más que el bra. Pues yo no sé, pero las 3 estaban alrededor de 90 de pecho, poco más en una, poco menos en otra; los bras también eran muy bonitos: uno era rosa y los otros dos negros, en ese estilo de poco más de media copa, que enseña bastante, pero no tanto. Digo, eso agreguenle que la blusa traía un escotillo que de por si ya mostraba sus virtudes. Llevaban puestos unos jeans pegaditos... y cómo explicarles como se veían esas curvilineas de perfil, proa y popa.
 
Y bueno... en muchas ocasiones, la ropa, hace que los hombres no perdamos atención de las mujeres. ¿Cómo evitarlo? Y luego más si hacen cierta pose, con más razón no podemos evitar observarlas...
 
En fin, ¿por qué nos culpan de que las observemos? Niñas, nosotros no escogemos su ropa, ni se la ponemos; entonces, no es culpa nuestra. Ustedes se preparan para salir y ser observadas; claro ha de haber miradas que han de ser desagradables y no tan comodas, pero estoy seguro que la mayor parte del tiempo les gusta que las vean. Les gusta hacer resaltar lo bueno de ustedes para que lo notemos. Muchas gracias niñas, gracias por pensar en nosotros cuando van a la boutique y a la tienda de ropa; también de pensar en nostros cuando salen de su casa.