martes, 17 de enero de 2006

La Cama de Aire

Llevo como una semana durmiendo en un colchón inflado, ideal para
campamentos o para momentos románticos en algún paraje incómodo.

Mi cuarto se ha convertido en una especie de galera tipo campo de
concentración. Con un poco más de habilidad podriamos vivir 3 personas
en ese cuarto cómodamente; sólo necesitamos una litera, con una cama
rodante. Entonces realmente parecería escena sacada de campo
concentración nazi, pero con gente habitandola por su propia decisión.

Así que... una semana... la realidad es que no ha sido íncomodo, para
nada. Ni killerfry ni yo estamos en el cuarto al mismo tiempo, es más,
nunca usamos el cuarto; de hecho, el cuarto tiene el uso exclusivo de
dormitorio. Sólo por las noches coincidimos en lugar.

Ayer tuve que hacerme de fuerzas para recoger la ropa limpia y
doblarla con el resto de la ropa que había lavado. Una de las esquinas
del cuarto ya se ve más limpia. Falta recoger el escritorio y el
librero, pero creo que poco a poco, durante la semana lo haré. También
necesito arreglar el closet.

Y no es que el cuarto en realidad estuviera desordenado. Es que sólo
había una persona. Una segunda cama, un segundo habitante, con ropa,
triques, humanidad... pues claro que hace ver al cuarto como si nadie
viviera ahí o si todo el mundo lanzara cosas para amontonarlas.

Pero la compra del colchón inflable ha sido lo mejor desde que compré
el GTA SA(Grand Theft Auto, San Andreas). Ahora hay colchón para estar
tirados en la sala viendo tele, colchón para visitas, para acampar,
para hacer travesuras... entre otras cosas.

Por lo pronto, nuestro pseudo 'cuarto de concentración' sigue en
funciones, al menos hasta una semana más. Parece como si en la casa
ahora fueramos una pequeña familia de tres hermanitos raros.