viernes, 27 de enero de 2006

Sinceridad Inocente

Me encanta la sinceridad que tiene Goose. Sobre el blog del 'viejito
cascarrabias', él me escribió que sí, que él me veía como ese
personaje. Tendría que explicarle a Goose con qué finalidad en
realidad escribí ese blog; aunque, después de leer su aportación, me
doy cuenta que a lo mejor escribí algo más de lo que en realidad
quería decir.

Siempre he pensado que cuando uno escribe, aunque no tenga cierta
intención, tarde que temprano uno proyecta algo de su subconciente.
Así que, trataré de evaluar ese blog para saber si llegué más lejos de
lo que realmente quería lograr.

En fin, no quería hablar de mi subconciente proyectado, si no de la
sinceridad. Les decía: La sinceridad de Goose siempre es muy
agradable. ¿Por qué? Porque dice lo siente que ha de decir, pero no
con mala fe. Eso es lo que me gusta, que lo que dice fuera una foto.
Una fotografía te muestra las cosas como son; no hay nada más que
asumir. El instante que guarda la foto es puro y así es, sin más ni
más.

Entonces, caí en la cuenta de cómo me gustaría que fuera mi sinceridad
y la de los demás (al menos de la que me merezco). Que sea así, como
una foto. Saber lo que necesitas saber; no si está mal o si está bien,
sólo lo que es.

¿Recuerdan la película "The Village" ("La Aldea", en español)? En los
comentarios de Night (el director), se explicaba que con esa película
quería mostrar la sinceridad inocente que se tenía en esa época, es
decir, la época de los colonos (en la que se desarrollo la historia de
la película). Y es cierto, la gente se dice las cosas, siempre, como
son. No dicen que esté mal o bien, sólo expresan lo para ellos es
evidente, sin implicar nada más. Otra vez, cómo si sólo describieran
lo que ven en una foto.

Imaginen tener la certeza de decir las cosas como son, sin el afán de
molestar (o ser molestado) por lo que se diga. Entonces, sí podríamos
tener imágenes certeras de cómo nos vemos, no de cómo nos ven. Si
tuvieramos ese tipo de sinceridad, podriamos realmente mejorar todos
los días. Es decir, si la regamos, alguien se acercará a decirnoslo y
sabremos que nos equivocamos, pero el que nos lo hicieran ver no tenía
malas intenciones, ni molestarnos.

En fin, como yo pretendo ser sincero como los demás, buscaré por lo
menos ser sincero como Goose. Y si puedo ser mejor, trataré ser
sinceramente inocente... todo sea para darle a los demás lo que se
merecen y me den de vuelta... todo sea por ser mejor.