viernes, 20 de octubre de 2006

Y Hubo Jornadas en un Día Cuarto

Y bien...

Les voy a platicar que la mesa de moneros que hacen blogs estuvo muy padre.

Fue un ambiente muy distinto al de los otros días. Este estuvo mucho muy relajado. De hecho, todos los que estuvieron en la mesa (Mudo, Cucamonga, Luiz y Guffo, coordinados por Sultán) conformaron una mesa diversa.

Se fue muy rápido y aunque Cucamonga habló mucho (y llego un momento sí cansaba su excentrica partipación), se fue rápido el tiempo, de hecho, terminaron super a tiempo.

Y no quiero ondar mucho, porque - la verdad - se habló mucho sobre los temas de los días anteriores, pero - otra vez - desde el punto de vista de los moneros: que puedes publicar cosas que en ningún otro lado no podrías, que si dibujas/escribes algo puedes recibir amenazas o comentarios fuertes de demás gente, que debes ser responsable... etc, etc, etc.

Ahora, creo que la aportación a todo lo anterior escuchado (en las otras mesas) es lo que decía Cucamonga sobre el plagio y los derechos de autor en Internet: si sabes que publicas en Internet, es porque sabes que eso va a pasar. Tiene razón; todos bogamos porque Internet siga siendo libre, sin restricciones o legislada; eso tiene un precio, y en el caso de la propiedad intelectual no es de nadie; si llevas algo inedito a la Internet, es porque conoces el riesgo (y que casi será un hecho) de ser "plagiado". Digo "plagiado", porque tomando esta nueva perspectiva, nada es de nadie en Internet.

Y hubo jornada en un día cuarto.