miércoles, 4 de octubre de 2006

"El Desequilibrio de los Caifanes"

Uno amigo decía eso sobre Jaguares, pues el primer disco se llamó El Equilibrio de Jaguares.

Definitivamente Jaguares no se escucha igual que Caifanes*; a mi parecer, sigue faltando la inspiración y guitarra de Marcovich. Varios de los que siguieron la carrera de Caifanes y conocen Jaguares están de acuerdo en eso: la diferencia entre Caifanes y Jaguares es una guitarra.

Pero aquí no importa... se trata hablar del concierto del lunes pasado. Así es, fui al concierto de Jaguares en el Auditorio Luis Elizondo. Fui con la Prima y la pasamos muy bien.

La realidad, es que al ir llegando sentí algo raro, porque cuando se formó Jaguares, no estaba muy deacuerdo. Sentía que Jaguares no era la evolución de Caifanes - aunque de alguna forma lo es. Que no se podría seguir una banda que había llegado a muchos colmos: ¿por qué ponerle Jaguares a la nueva banda, que de alguna manera nos recordaba a todos Caifanes?, ¿por qué no crear un nuevo concepto, dejando a tras a Caifanes?, ¿que hacía Hernández jugando al valiente con sus cuerdas vocales, cuando ya las tenía casi destruidas?, ¿qué sería de una banda que su vocalista está "tan pasado" que se le olvidan las letras de sus propias canciones?

Pues ir a un concierto de Jaguares era como contrariarme y así me sentía.

Durante el concierto muchas sentimientos vinieron a mí. De los primeros, recordar una época en que Mamá y mi tío Manolín era muy unidos. Siempre que se veían en la casa, entre otros temas, era para hablar de música. Mi tío no tendría más de 22 años en aquel entonces y el movimiento Rock en tu Idioma estaba en su apogeo; era común que trajera cassettes grabados con música de Caifanes, como Viento, la Negra Tomasa, Mátenme Porque Me Muero o Perdí Mi Ojo de Venado.

Otra imagen que vino a mí fue la de Zambrano. A él le emocionaba mucho escuchar La Célula que Explota; por algún motivo esa era su preferida (de hecho, Zambrano y mi tío tienen la misma edad), pero también se emocionaba con Detrás de ti y Nubes.

También vino a mí recuerdo de nuestro viaje de graduación de tercero de secundaria a México (imagínense, fuimos a Reino Aventura). (* risas *) ¡Qué recuerdos! (* risas *) ¡Qué cosas! Recuerdo que viene a mí con Ayer Me Dijo un Ave, porque cuando íbamos entrando al DF, era una de las rolas que sintonizamos en la radio.

Al final, la última imagen que vino a mí, fue la de Randú. Recuerdo que él fue al último concierto que dio Caifanes en Veracruz. Entró de pura chiripa, según recuerdo... no sé si se ganó los boletos, de último momento se coló, o no sé, pero sé que fue una de esas aventuras que sólo a él le salen. - "¿Cómo es posible que se haya olvidado la letra de sus canciones?, se me hace que el tipo estaba bien pasado", me explicó Randú, un tanto molesto al explicarme lo que pasó en el concierto, cuando Hernández cantaba Afuera o alguna otra rola así. Y, como mencioné en un blog anterior, para él, escuchar Quisiera ser Alcohol era una experiencia orgásmica; a la vez, Aviéntame y Miedo eran de su gusto (Afuera la llegó a odiar, porque era la única que se escuchaba).^

Y ahí estoy en el concierto, haciéndola de "pared", cubriendo a Prima, para que los de seguridad (¿cuáles?) no vieran que estaba tomando fotos. En realidad, disfruté el concierto. Creo que redescubría a Saúl y una parte que no había observado de él y su música (tema que abordaré en otro blog, porque está ya quedó muy largo); también una persona sumamente conciente (que no creo que te lleve a ser preocupada) de lo que pasa en el país: desde la contaminación hasta los sucios acontecimientos políticos de nuestra época.

Desde luego, es increíble ver la gente que es ultra fanática de ellos (que es muy parecida - pero no igual - a la que sigue a Alex Lora) coreando y gritando "Saúl te amo"... los hombres, las mujeres solo gritaban como habitualmente lo hace ("¡aaaah!"). Durante el concierto mi actitud al grupo fue cambiando y me sentí bien; coreaba las canciones a todo pulmón. También comí paleta... ¡yeah, Prima! Prima rulea.

Al final fue muy grato ver el Sr Hernández andaba emocionado y ya no sabía como presentar la última sorpresa: un mariachi. Así es, hubo mariachi al final del concierto. Lo que me tenía anonadado fue que la mayoría de la gente que fue no se sabía la canciones de José Alfredo, qué pena... A mí no me dio pena y me puse a cantar todo lo que me supe.

Pues, ¿qué creen? Que Saúl y compañía, mientras el mariachi cantaba, que se escabullen y se van del edifico. Así como lo están leyendo, echaron a los pobres hombres a cantar y cuando terminaron su ronda, que se dan la vuelta y se van... mientras que los Jaguares seguramente ya iban en búsqueda de algún lugar para cenar o el hotel.

Como quiera... gracias Prima...

-----

* Por si acaso: Caifanes es una banda que nació casi al final de los 80s; de hecho, era una de las bandas sobrevivientes del aquel movimiento llamado "Rock en tu Idioma". Al principio era una banda nutrida de integrantes; poco a poco se fue saliendo gente de la banda, hasta quedar 3 (Alejandro Marcovich, Saúl Hernández y Alfonso André) en 1994, cuando sacaron su último disco El Nervio del Volcán. Para 1995, Marcovich y Saúl se pelearon, terminando así con Caifanes, pues el dueño de los derechos del nombre era el primero. A Hernández no le quedó de otra, al formar la nueva banda, de ponerle un nuevo nombre, a saber, Jaguares.

^ No quería alargar más la intervención de Randú, pero a los recuerdos aunados a él, viene el de un cuate de su hermano (¿o era su hermana?) que le decían el Caifan, porque era devoto de hueso colorado de Caifanes. Según la leyenda del pirata, una vez quiso colarse al backstage para verlos, pero no se le hizo, entonces se fue muy molesto a cenar a un lugar cualquiera. Estando ahí, ¿quiénes creen que se aparecieron? Así es, Caifanes... creo que desde ese día no se baña.