lunes, 2 de mayo de 2005

Hasta ver el amanecer

El fin de semana, pues... me recordó mucho los fines de semana de largos desvelos. Acabo de escribir que quiero dormir, pero a la vez me cuesta tanto trabajo dormirme temprano.

El sábado, después de trabajar un rato en unas cosas de la escuela, me fui a cenar en compañía de Beto, Carmen, Maga, Estrella y el brody (Cally). Bueno, antes pasé a la locación de "Metamorfosis" para encontrarme con ellos; ahí conocí a "Chubby Girl of Your Dreams" (su nickname para el Blogger, no sé, me gusta referirme siempre al nickname, por algo lo usamos, ¿no?), o sea, Mayela, la hermana de KillerFry, es decir, Jorge (es la última vez que menciono sus identidades secretas, porque pueda que muera por hacerlo). En si, fue poco raro, no por ella, si no por lo estrepitoso de todo; digo, no niegan ser hermanos aquellos dos, y me refiero más que nada por el comentario para romper el hielo (u both know what comment i mean). En fin, ¿qué sería de la vida sin gente cómo nosotros? Un gusto, aunque breve.

Cené rico, "La Flauta Verde" siempre caen bien. El viernes, me había quedado de ver con el Camarón, para ver qué hacíamos. Y pues, nos pusimos en contácto y me lancé a su casa. Mi séquito decidio dormir, oh sí, dormir... ¿por qué no los seguí?

Heme en casa de Camarón; primero, nos echamos una partida de billar, que se puso medio reñida, pero al final Camarón me ganó (sniff). Luego nos pusimos a charlar con dos de sus amigas de prepa, muy simpáticas y muy buena onda (digo, con el stereotipo que de la mujer regia promedio, las niñas las pude haber hecho pasar por tijuanenses o jarochas).

Cuando ellas se fueron, mi anfitrión y yo nos quedamos charlando, hasta que llego el buen Daniel. El hombre venía de reventón, la verdad es que nunca lo veo distinto a como lo vi el sábado; fracamente, a mi siempre me da risa. Es de las personas que ta gusto ver. De ahí, todo giró alrededor de la cena que nunca llegó, así que Camarón estuvo discutiendo de una manera civilizada y amigable con Daniel sobre por qué no le había llevado su cena.

Me pareció muy padre ver que los dos fueran como bailarinas de nado sincronizado. Comenzaron a platicarme una anécdota, que parecía que hubieran ensayado muchas veces, pues tenían hasta coreografía para platicarla.

En fin, después de un rato apareció el hermano de Camarón, otro tipazo. Casi atrás de él, unos amigos de Camarón y Daniel. Por un buen rato me quedé platicando con el hermano de Camarón; en situaciones así, dices: "Aun hay personas chidas en el mundo". Él y yo creo que hemos coincido pocas veces (por lo menos dos) y estabamos charlando agusto; de repente me sorprendí hablando de historia de México y Veracruz con él, algo bastante raro en mis charlas recientes (y las muy pasadas).

Yéndose el hermano de Camarón, Daniel se quedó con las visitas y Camarón y yo fuimos por más hielo, porque la bebida se calentaba. Nos sentamos a platicar en el patio y disfrutar de la ya evidente mañana. Ahí, medio terminamos la complicada charla que habiamos tenido durante la... ¿noche, madrugada? Hubo muchas cosas inesperadas en la plática (interrumpida un sinnumero de veces por el comentario de la cena de tacos malograda y otras intervenciones similares de Daniel y compañía); tal como le dije a Camarón, había 'cosas que me gustaría saber a qué se refería', para poder llegar a la verdad, porque definitivamente me sacaron de onda.

Ese hombre nunca deja de sorprenderme. Quiero decir, que desde lo conocí por primera vez, mi concepto de su persona es muy distinto. Una cosa bien aprendida, es que sabe ser buen amigo... y como decía antes, es cuando dices: "Aun hay personas chidas en el mundo". Es algo que agradecer siempre y sentirse feliz.