viernes, 18 de mayo de 2007

El Valor de Cada Quien

Valor... siempre me he preguntado quien le puso valor al oro y los diamantes. Tampoco entiendo porque habiendo personas con tanto que ofrecer, se cierran a odiar a la humanidad, porque no se valoran a si mismas.


Hace como 3 semanas hablaba con Mamá. He de confesarles que siempre me estreso hablando con ella; el problema es que se, que de un momento a otro, la charla puede dar un giro inesperado y lo mas probable es que ella salga herida y hasta llorando. Esta ocasion, no fue la excepcion; Mamá me pregunto como llegar a este espacio y le confese que no estaba seguro que quisiera que ella lo leyera. Para no entrar en detalles de la conversacion que tuvimos, la reaccion general de Mamá fue: como es posible que AHORA te comportes asi conmigo. Ese 'comportes' engloba mi actitud y estrategia de omitir - metodologicamente - los detalles importantes de vida a ella, bueno, a ellos (mi familia).

Aqui cabe destacar una cosa: siempre he sido un malagradecido; si no, por lo menos no se agradacer a la gente. Fundamentalmente eso se debe, segun mi manera de entender, a que no me gusta que la gente se meta en mis asuntos, asi como yo no meto en los de ellos. Es decir: no des tu opinion, si no te la piden. Por lo tanto, en mi vida y persona, el establecer limites ha sido determinante para mi sobrevivencia. Asi, cualquier giro inesperado, jamas me tomara por sorpresa.

La Fresa, mientras compartiamos el cafe, me decia que nunca ha leido algo - en el blog - que verdaderamente venga de mi, es decir, no ha leido nada de mis sentimientos. Debo admitir que concientemente he intentado hacerlo; pero parece que una fuerza aun mayor evita que hable de mi extensa y profundamente. Quiza la razon principal sea algo que me dijo Salvador - el psicologo - sobre la relacion madre/hijas con un hombre, a saber: las madre/hijas de un hombre, son maestras de el. De tantas cosas que aprendi de Mamá, hay una que hasta ahora no supero y es, precisamente, el que no quiero que los demas me conozcan del todo.

En la platica que sostenia con Mamá tenia envuelto todo esto. Entre tantas cosas que nos separan esta esto: ella quiere ser mi amiga y me pide que le platique de mi. Sin embargo, la experiencia me ensenio que hablarle a Mamá de mi, es el umbral para un sermon no deseado. Siempre fue asi, siempre ha sido asi y - aunque ella lo niegue - siempre sera asi. Nunca ha entendido que mas que nada necesito ser escuchado; de hecho, el prosito de este blog es ese: darme a escuchar. Explicarle esto a Mamá fue devastador para ella, porque insiste en que no es asi... que probablemente antes lo era, pero ya no. De ahi que quisiera saber porque AHORA era asi con ella. Yo le respondi: "Por que me preguntas por que ahora soy asi contigo, si siempre he sido asi... nunca he cambiado, siempre he sido el mismo".

Siempre soy el mismo, por favor, dense cuenta. Escensialmente siempre he sido el mismo. La causa es sencilla: el cambio espanta a la gente. Lo anterior es una esenianza de las mujeres hacia mi: si siempre has sido amigo de una mujer, mantente asi, porque el dia que quieres ser algo mas, tu relacion con ella habra terminado.

Yo se que hay mucha gente* que me quiere; mucha de esa gente lo hace de una manera que no comprendo - lo cual las hace muy especiales. Esas personas se merecen mi respesto y, de hecho, lo tienen. Pero lo que me gustaria es que, toda esa gente, entendiera que soy quien soy. Y creo que ese es el vertice del problema entre Mamá y yo: Mamá quiere que sea alguien que no soy. De hecho, creo que ella me ve como alguien que no soy (siempre ha sido asi), y cuando reacciono de una manera que no cuadra en... su fantasia?, no lo puede creer y se molesta o entristece. "Es que tu no eres asi", me dice... "eres inteligente... como puedes decir eso?", o "soy tu madre... ve lo que estas diciendo!". Y eso se extiende al punto de decir que no los quiero, y si los quiero, que no entiende mi manera de quererlos.

Y como Mamá, hay otras personas que pasan por mi vida, exigiendome ser de una manera que no soy. No me gusta que me pongan en esa situacion. Yo quiero a los que me quieren; pero asi como no puedo exigir a nadie que me quiera, como yo QUISIERA que lo hicieran, espero que los que me quieren no piensen en exigirme de mas. Es dificil hablar del valor de cada persona para mi; pero no es justo ponerme - a mi, ni a nadie - en una situacion en el que se exija modificar ese valor, solo porque una persona me quiere mas o de una manera distinta a alguien mas.

Detesto ese chantaje; odio que la gente me quiera meter en entredichos, o quieran hacer sentir mal, solo para desplazar su propia molestia. Quienes lo han hecho, solo ganan que me distancie de ellos. Por eso pienso en que es injusto ponernos un valor en la vida de las de mas personas; mas bien, debemos aceptar el valor y el lugar que nos otorgan, porque a fin de cuentas es lo que van a compartir con nosotros aquellos que nos quieren.

Vivir con eso de "nadie me quiere, porque no valgo nada" o "por que si yo demuestro mas amor, prefiere a otra persona" es sumamente destructivo, porque nos destruimos a nosotros y nuestros lazos con los demas. Y aunque suene contradictorio, nos vuelve limosneros de amor; asi es, mendigamos atencion y carinio cuando somos asi. Cuando aceptamos nuestro lugar en la vida de los demas, aprendemos a disfrutar aquello que nos une a ellos.

Mucho podria decir al respecto, pero creo que lo mas importante es dejar a un lado esa actitud de "porque yo soy asi con alguien, merezco que me trate igual de regreso"; en la medida que entendemos eso, aprendemos que lo que hace o deja de hacer la gente no es en nuestra contra. Que mas quisiera yo que - por ejemplo - la Güera o Kenia me llamaron todos los dias para decirme te quiero y te deseo, etc; a lo mejor me encantaria que mis amigos se la hubieran pasado todas las tardes metidos en mi casa jugando XBOX y tomando cerveza. Pero esa no es la realidad y porque no hagan esas cosas - o me queden mal en otras -, no quiere decir que no me quieren o no valgo nada en su vida. Para bien o para mal, he aprendido mi lugar en la vida de los demas; y no me la puedo pasar dudando sobre sus intenciones y afectos por mi. Lo que si puedo hacer es quererlos y aceptarlos como son, y valorar mi lugar y los lazos que nos unen.

Creo que si Mamá entendiera esto, y no me exigiera ser una persona distinta con ella, desde hace mucho nos llevariamos bien. Yo lucho por entenderlo y vivir conforme a eso; quienes no pueden evitarlo, los sobrellevo... pero si me exigen demasiado, no pueden esperar mucho de mi.

-----

* En este post, usare gente como sinonimo de amigos, cuates, conocidos, amantes, etc.