martes, 10 de abril de 2007

De Regreso en México

Hace 10 años mi estomago era capaz de soportar cualquier tipo de alimento... hace diez años, antes de 2 gastritis nerviosas y una colitis. Hoy mi estomago es delicado, no tanto, pero si. Aunado a eso, él siempre ha sido sensible a cambios de alimentos.

Cuando llegué a Monterrey sufri algunos meses en lo que me acostumbra a la comida de la región. Desde entonces, cada vez que regreso a Veracruz, a pesar de adorar la comida de mi tierra querida, mi estómago se muestra sensible ante el cambio. Y lo mismo me ocurre en cuealquier cambio de alimentos, en cualquier viaje que hago. No importa lo bien y sabroso que coma, pasara algún tiempo antes de que mi estómago deje de quejarse.

Eso es lo primero que declara que estoy de regreso: mi estómago y el resto del sistema digestivo. Hay otras cosas; por ejemplo, la televisión... ahora le cambio a la tele y me saca de onda escuchar canales en Español. También que después de la mayoría de las actividades que realizamos, viene un "gracias". Se nota en lo moreno de la mujeres, el calor de la gente, el desorden del transito y las ciudades.

Ahorita estoy en Aguascalientes, disque tomando un curso de planeación de producción. La promesa es que pase esta semana aqui; sin embargo, parece que en realidad estare 2 semanas. Es un riesgo de verdad, porque significa faltar al concierto de Aerosmith; a la vez, significaría no ver a la Velázquez, ni realizar otros planes para esa seman. De hecho, hasta mis vacaciones están en riesgó; entonces ya no vería a Kenia, ni a mis papas, a Randú u Oscar, ni haría el viaje por el centro de México.

Me gustaría que antes de junio, la velocidad con la que están sucediendo las cosas. Necesito una visita al doctor - para hacerme un físico - y con la psicologa. Cada día que pasa me doy cuenta que algo no está bien en mi cabeza, o con mi cuerpo, y tengo miedo... y eso es, tengo miedo porque tengo miedo.

Estoy contento en Aguascalientes. He conocido mucha gente en poco tiempo; es agradable después de haber pasado tres meses en difícil convivencia con quiénes me rodeaban. Pero sigo teniendo mucho tiempo para pensar... y no estoy siendo productivo, sólo estoy haciendo introspecciones que no me tranquilizan, pero me ponen más inquieto. Y no me deja ver con claridad qué quiero o cómo lo quiero.