miércoles, 22 de febrero de 2006

Martesitos I

Pues la onda de reuniros exprefectos y camadas anexas comienza a dar sus frutos. Aunque debo de decir que de repente me siento fuera de contexto; pero poco a poco me reintegro al grupo. Es natural, pierde sensible año y medio de un grupo y te sentiras como fuera de contexto.

Precisamente por eso me pareció genial la idea de reunirnos una vez por semana, cada semana. Es genial. Ahora el ambiente es distinto, hablamos de otras cosas. Ya el tema central no es el mismo del que era toda la vida: la prefectura. No nos quejamos de mala organización, de los jefes, del Tec... Las charlas han tomado otros horizontes.

Por ejemplo ayer. Hablamos sobre política, el trabajo, computadoras, chismes hogareños. Salió a relucir algún tema del Tec... pero bien pude darme cuenta de la diferencia de ambiente y mentalidad que hay en el Tec, al que hay fuera. Debo de decirles que así estaba yo (o todos), pero agradezco ver otras perspectivas.

Creo que eso enriquece cuando nos juntamos. No nos tomamos en serio (que es algo que había perdido) y podemos burlarnos de todo. Hablamos de las noticias: los mineros, Marin... de los candidatos y los roomates. También aclaramos cosas importantes para nuestra reunión. Y no faltaron los cigarros, el refresco ni el pastel.

Ahh, que así siga. Que nos sigamos viendo por un muy buen rato todos, mientras estemos cerca... y ¿por qué? Cuando estemos lejos.