martes, 14 de febrero de 2006

La Amistad

amistad.
(Del lat. *amicĭtas, -ātis, por amicitĭa, amistad).
1. f. Afecto personal, puro y desinteresado,
compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato.

- Diccionario de la Real Academía Española de la Lengua
No es que sea partidario del celebrar el 14 de febrero, porque - como mis amigos y roomate podrán constatar - no tengo un día particular para decirles que los quiero o demostrarles mi cariño; sin embargo, dado que la mayoría anda un tanto suceptible el día de hoy al tema, se me hace una buena ocasión para decir algunas cosas.

Quisé tomar la definición que les presento, porque explica muy bien qué es amistad, incluso, desde mi punto de vista. Es decir, la amistad no se circunscribe a un grupo de personas, como sería el caso de aquellos a quiénes llamamos "amigos", si no que puede ir más allá.

En mi muy personal manera de ver al mundo, manejo los siguientes estratos: conocido, cuates, amigos. Desde luego dejo fuera a la familia y la novia, porque se supone que la amistad no determina el tipo de relación que se tiene con ellos, dados los lazos.

El conocido es aquella persona que con frecuencia veo o trato, pero no pasa de ahí. Un ejemplo cualquiera, sería el guardía de la entrada, la señora de la limpieza, el mozo de aseo, etc. Pero la diferencia residente en que ellos (como yo) siempre están dispuestos a hacer cosas por mí, porque les caigo bien y viceversa. Además, me agrada verlos, porque a veces me hacen el día con algún comentario o acción desinteresada.

El cuate, por otro lado, es una persona que ha tomado un significado en mí vida, ya sea por una experiencia juntos o alguna enseñanza. En mi caso, el ejemplo más claro es el de mis maestros o de quiénes han sido mi 'jefes' en algunas ocasiones. Con ellos comparto mi vida de repente, pero no vamos siempre en el mismo camino; aunque si necesito de su ayuda o consejo, siempre están ahí. Es decir, no he compartido secretos ni cosas íntimas con ellos, pero a lo mejor he vivido momentos importantes.

En este rubro también entran algunas personas que compartí algún momento importante de mi vida. Por ejemplo, teatreros, mis hijos más apegados, compañeros de carrera, compañeros de trabajo, entre otros. La mayoría de ellos puedo decir que los quiero y aprecio muchísimo, porque me han ayudado, hecho reir, incluso estremesido en algún momento de mi vida. A todos ustedes, muchas gracias.

Y mis amigos... Jesucristo dijo una vez que sus amigos eran aquellos que iban con él todo el tiempo; parte de ese texto da a entender que los discipulos que afrotaban lo bueno y lo malo con él, esos eran sus amigos. Y creo que es una manera fácil de mencionarlos, sin enlistarlos. En su momento mi papá me dijo que amigos se tenían pocos en la vida. No sé que tanto sea "poco" para mi papá, porque he descubierto que mi "poco" ya casi es "bastante" en lo que a amigos se refiere.

La mayoría de mis amigos me han visto llorar, enojarme, estar en las peores depresiones de mi vida, salir de ellas, estar triste, estar alegre, los he hecho reir, los he hecho llorar... pero lo más importante es que vamos juntos, nunca nos dejamos y nos hacemos participes de nuestros gozos y alegrías. Y sí, nos peleamos, algunas veces nos enojamos y hasta nos dejamos de hablar (algunos por más tiempo que con otros). Mis amigos siempre dan sin esperar a cambio, porque saben que haré lo mismo. Mis amigos me buscan la mayor parte del tiempo porque quieren verme, no porque necesiten un favor; pero cuando necesitan un favor, saben que cuentan conmigo. Mis amigos saben que podemos dejar de vernos años y que siempre que nos veamos será como si ayer nos hubieramos dejado.

Zarathustra decía que su mejor amigo, es también su mejor enemigo, porque es quién mejor nos conoce. También, decía que uno debe perfeccionarse para ser el super-hombre, pero para lograrlo, el hombre debe destruirse así mismo y entonces, de esta destrucción - como el Fénix - nacería el super-hombre, que tarde o temprano se autodestruiría otra vez, para volver a resurgir. Así, el super-hombre veía en su amigo el enemigo ideal, porque todos vemos en nuestros amigos la persona que queremos superar; y que si la desctrucción de un hombre lo llevaba a la creación de un super-hombre, entonces, nuestros amigos (que son nuestros mejores enemigos) pueden ayudarnos a crear ese super-hombre, y nosotros, a la vez, ayudarlos a ellos*. (Luego se las rolo, está muy buena y yo la sembré).

Finalmente, a todos estos (mis amigos, amigas) les puedo decir, lo que por inspiración dijo el apostol (y ustedes conocen como la mejor definición sobre al amor):

"El amor es sufrido y bondadoso. El amor no es celoso, no se vanagloria, no se hincha, no se porta indecentemente, no busca sus propios intereses, no se siente provocado. No lleva cuenta del daño. Todas las cosas las soporta, todas las cree, todas las espera, todas las aguanta".

- Apostol Pablo, Primera Carta a los Corintios 13:4-8

Los amo.


* Por si le interesó el tema (y quizá me saquen de un error) esta filosofía es parte de "Así habló Zarathustra...", de Frederick Nietzche.