martes, 12 de diciembre de 2006

Ay Güera

Ya pasó un buen desde que no escribo sobre la Güera. A ella no le ha pasado nada, hasta donde sé.

Es curioso... pero ya van varias veces que contesto el teléfono (cuando ella me llama) y digo: "Hola Güera", quién esté cerca (y lee el blog) inmediatamente le brincan los ojitos, llenos de curiosidad y ponen mucha atención a lo que voy a decir. De hecho, Fanny me quitó una vez el celcho para ver si averiguaba quién era en realidad la Güera.

Ay Güera, ya hasta has de ser la fantasía sexual de alguno de mis lectores; pero que les quede claro que el único que puede escribir historias porno sobre ella, soy yo, ¿eh? Hablando de eso, acabo de desarrollar la historia infalible (ahora sí te cumplo Güera), sólo que me la llevaré tranquila, porque en la chamba, ni modo que me ponga a escribir así no'más porque sí historias de esa envergadura.

Es curioso como el personaje de la Güera ha trascendido. Lo curioso es que me preguntan cosas como si ella fuera una artista. Pero nunca me pregunta en realidad cómo es; todos asumen que es algo así como una Porn Star (para mí, ella es una Porn Star). Y no es que no lo sea (Güera, de Porn Star no te mueres de hambre), porque efectivamente es muy guapa; es sólo que la gente lo asuma, sin más detalles.

De hecho nadie me ha preguntado a qué se dedica, qué estudió (si estudió), en qué trabaja, si tiene novio, de dónde es, qué edad tiene, si tiene hijos, es divorciada, si ha sufrido, si de verdad ha amado... no, nada personal. Al contrario, piensan que hemos tenido que ver y que es algo así como 'amiga con derecho' o mi amante; siento que la ven como una celebridad, tipo Paris Hilton o Lindsay Lohan, y no dudo que el día que pusiera (y noten que uso la conjugación del verbo poner, no como un hecho que ocurrira en el futuro, si no más bien algo poco probable que ocurra) una fotografía de ella, recibiré varios comentarios, si no es salto algunos lugares en entre los sitios más visitados (¡siweeeeeeee!). Todo me suena a gossip tipo tabloide gringo. Lo que me causa gran curiosidad es cómo se la imaginan los demás; sería muy interesante ver cómo la describirían.

Por lo pronto, Güerita, me despido con una frase de aquel italiano celebre*: "Gracias por existir".

-----

* Sólo para seguir con mi ironía, aquel italiano celebre es Eros Ramazzotti.