martes, 14 de noviembre de 2006

Exigente al Enseñar

Desde hace un mes, más o menos, está bajo mi tutela un chavo. El está en un programa que prepara gente para trabajar, o sea, la entrena; para quiénes estudian, estas pueden ser prácticas profesionales o el primer paso para entrar a la empresa.

A mí siempre me ha gustado enseñar. De hecho, me siento preparado para hacerlo. Pero, últimamente, me he dado cuenta que quizá sea más exigente como maestro... al menos, más de lo que pensaba.

Estoy enseñanado a hacer diseños y cosas así este chavo. Por experiencia (no tanto mía, si no compartida de otros) sé en qué cosas podría equivocarse; trato de adelantarme a eso y le exijo que su manera de pensar sea de otra forma. Y aunque en algunas tareas me ha respondido bien, desde que comenzó con el tema de diseño en UML, la vida se le ha puesto de color rojo hormiga.

Debo aceptar que he sido exigente, sí. Pero, curiosamente, esta etapa de aprensizaje debería ser fácil, pues ya había resuelto más de la mitad. Con UML sólo deberí volver presentable lo que hizo. Sin embargo, le ha costado. He buscado que él se entienda, para que realice la tarea... sin éxtio.

El día de hoy, sintiendo un poco de pena por las exigencias que he tenido con él, decidí detenerme de mi viaje astral para ayudarlo en su penuría. Lo que no sé es que si no fue peor; de verdad... llegamos a un punto que sinceramente el chavo estaba bloqueado... así, bloqueado, tanto que no podía decirnme el antónimo de "obtener".

Charlé con él al final, para obtener un poco de retro y ver si podíamos llegar a un acuerdo de entendimiento. Él medio se quejo de mis métodos de enseñanza; le expliqué mis métodos, cómo los usaba y con qué proposito... para él fue lo mismo.

Entonces regresé a mi estado de preocupación. - "¿Le estaré exigiendo demasiado?", me preguntaba. Al hablar con Brany y Don Chuy, me di cuenta que sí, estaba siendo un poco exigente, pero la primerísima necesidad que había aquí era enseñar y aprender.

No puedo ver a este chavo como un niño bobito que no puede aprender por su cuenta. Necesito que aprenda, que sienta que lo que está recibiendo es valioso para su carrera. No puedo ser menos exigente de como fueron conmigo; tampoco puedo dejar que él no tome en serio lo que está haciendo. Debe haber un equilibrio en eso. A todo esto, he logrado identificar áreas de oportunidad en su aprendizaje, las cuales están muy relacionadas con su habla... ya veremos si no logra cambiar su esquema de pensamiento.

Por lo pronto, yo trabajo en lograr hacerme enteneder con él. Necesito que vea que me interesa su aprendizaje y avance; que lo tomo muy en serio, tanto que me he detenido a enseñarle y guiarle. Aprender a comunicarme con él, de manera que entienda lo que le pido, es el reto que viene. Espero lograrlo, porque de ser así - como dice el Brany - 'habré aprendido más que en muchos cursos'. Gran experiencia de vida.