miércoles, 1 de noviembre de 2006

El Gordo y La Autoestima

Creo que para nadie es una novedad que soy tímido. Sí, soy tímido; yo podría decir que una cosa es ser extrovertido y otra es ser tímido. O sea, si no denme una explicación a mi manera de ser, que puedo estar muy bien animado y charlar en fiestas, etc, etc... pero cuando se trata de acercarme a una niña (la conozca o no), tratar de hacerle plática y ligar, sencillamente es una misión imposible para mí. De ahí que diga que una cosa no excluye a la otra.

Bueno, pues resulta que hay un chavo en el trabajo, que hace trabajar mis mecanismos de defensa, para evitar que me baje la autoestima. Lo anterior pues en mi timidez no me puedo acercar a las niñas que quisiera; él lo hace ver como la cosa más fácil, incluso, en ese departamento es sumamente exitoso... él dice.

Gordo se sienta cerca de mi lugar. Hay dos cosas seguras sobre Gordo: que es como 3 Chahuistles y que alguna historia contara durante el día. Por lo anterior, he llegado a pensar sobre su necesidad de atención, que ha de ser tan grande como él. De verdad, no hay mañana que no llegue y comience a platicar cualquier historia.

- "Fíjense que ayer que fui al partido de béisbol, no'ombre, lancé..."

O también:

- "¿Te acuerdas que les dije que iría a plaza? Bueno, pues andábamos por ahí, y había unas morritas, que no manches, de esas que están buenas para el trote..."

A veces pasa que dice:

- "No pues en el fin estaba con mi morra; entonces, recibo una llamada y, ¿quién crees que era? Pues no quería contestar, porque pues no sabía qué onda. Obvio, mi vieja se dio color y ya quería quitarme el celular para ver quién era... '¿por qué no contestas, quién es?'"

Incluso, ha platicado:

- "Pues mientras no estaban sus papas, pues aprovechamos y nos metimos a su cuarto... uuyyy, no, pues... digo, ya ves... traigo la misma ropa de ayer".

(Sí algo así como Mario Netas)

Así, todos los días... todos los días. El asunto es que se pone hablar de sus ligues. De verdad, me impresiona la cantidad de mujeres de las que habla, porque con todas ha tenido que ver, desde que ellas le hacen segunda, "se las echa al plato" o ellas viven obsesionadas con él.

En este punto, debo aclarar que no es que yo crea que sea cierto... no. Sólo les explico lo que habla. Pero a la menor duda, es donde pega en mi autoestima. O sea, piénselo, Gordo pesa - sin en el menor temor a equivocarme - al menos 110 Kg.; sólo de las atribuciones que se cuelga, sé que: fue seleccionado en UANL de volleyball, tira más 200 en cualquier línea del boliche, es una promesa en softball, es especialista de Oracle, entre otras cosas. Desde luego que cualquier niña de este pueblo pinchurriento querría ir tras sus huesitos, bastante ocultos, pero los ha de tener en algún lado a los pobres.

Pero siempre que la duda me asalta, recuerdo una vez que Samael me dijo: - "Mira wey, sé que la vieja no es la más buena, pero ese es el standard", hablando de una vieja cachonda (¿cómo se llamaba?, ¿Vanessa?) del Tec de Veracruz. Entonces, pienso lo mismo, pienso en que a lo mejor es cierto que trae a 5 viejas a mosqueándolo... pero que alguna ha estar lejos de ser la Ausente, la Güera, Citlali o la Porrista. Todavía, más a mi favor, cuando veo que llega Fanny por mi lugar y lo manda a volrar; claro, él alardea de que... bueno alardea de cosas que yo sé que no son así.

En fin, ya para que escriba al respecto es que ya me tiene hasta el gorro el Gordo.