sábado, 4 de noviembre de 2006

Janette Se Casó en Febrero

Hablaba con Mamá ayer. Para no variar me puso al día de todo lo habido y por haber en el rancho. No sé cómo salió, pero comenzó por decirme que Paco Mendoza, mi ex cuñado se casaba en febrero; le pregunté por su hermana Jazmín y me dijo que ella aun no se casa, que ni pretendiente tenía.

“Janette se casó en febrero…”, se le salió a Mamá, creo que cuando se dio cuenta de qué o de quién hablaba, quiso detenerse improductivamente. Me quedé callado y deje que Mamá decidiera si quería seguir con la historia.

Y sí, terminó su historia. Ahora sé que Janette se casó… las circunstancias, por alguna razón, me recuerda cuando los dos andábamos y la manera tan desastrosa en que terminó todo. Es cuando pienso que algunos nos dejamos atrapar en nuestros ciclos; entonces, cometemos los mismos errores (o simplemente vivimos lo mismo) una y otra vez. Y aunque le guardo cierto rencor a Janette, siento un poco lástima por su situación actual; si es como Mamá lo ha descrito, de verdad que tocó fondo. Aunque creo que ella se autoimpuso algún castigo. Algún día me gustaría saber… bueno, creo que de todos modos ya ni importa; saber sólo sería una manera de querer tener la razón.

Hace 9 años y 11 meses Janette y yo comenzamos a andar… antes que eso pase amargos ratos de adolescente enamorado. En aquellos días ella era mi adoración, mi único y verdadero amor. Me metí en los más terribles y vergonzosos problemas por ella. Pero cuando llegó su momento de probar su amor por mí, sencillamente fue una decepción.

Creo que nunca me he detenido a pensar en esos días, porque cuando los viví me causaron mucho dolor. Debería recapitular, para cerrar esos episodios. Lo que haya vivido, como haya sido, no debe afectarme. De hecho, soy – de alguna manera – resultado de aquellos hechos. Probablemente sea la manera en que finalmente pueda perdonarla (porque es una de las dos personas que jamás he perdonado).

Ella fue la primera mujer que me rechazó, pero también fue mi primera novia. Con ella me di mi primer beso. Ella fue la primera con la que jugué con los pies debajo de la mesa. Con ella supe lo que era compartir lugares, frases, momentos, canciones y caricias. Aprendí a hacer planes; de hecho, con frecuencia hablamos de casarnos y compartir el futuro – parecía que no había otro camino.

No sé qué pasó…

Es la hora que pienso que si estoy enojado con Janette porque de verdad la amé y ella me pagó mal. Pero pienso en qué no sé si en esos días sabía lo que era amar (es más, ¿lo sé hoy?). Y ‘pagar mal’ tiene que ver no con que no me amara igual o como esperaba, si no que me engañara y traicionara. Si no lo he dicho antes, ahora lo digo, ese es el único motivo por el que podría odiar y no perdonar a alguien: que me traicionara.

Y puedo decir que a partir de esa experiencia hay muchas que hago y dejo de hacer. Pero a fin de cuentas pienso que eso ya es mi responsabilidad.

Janette, Mine y Joselyn están casadas, las tres. Tres ciclos terminados.