lunes, 13 de noviembre de 2006

Ley de Sociedad de Convivencia

Hagamos un jueguito. Ya vieron el título del blog, entonces ya saben de qué tratará el blog, pero agreguen a eso que Mamá llamó esta mañana preocupada por mí, precisamente por el tema de las sociedades de convivencia. Ahorita regresamos al por qué Mamá se sentía preocupada por mí, con respecto a la sociedades de convivencia.



Me imagino que cuando escuchan Ley de Sociedad de Convivencia lo primero que salta a su mente es "matrimonio de gays" (de ahí lo interesante del jueguito, de tratar de hacerlos relaciones 'Mamá', 'sociedades de convivencia' y yo). Y ahí es donde comienza el error de concepción de esta ley.

Para empezar no es un matrimonio y segundo no sólo se benefician los homosexuales. Las razones son varias, las cuales difieren significativamente de un 'matrimonio'. Y aunque ambas uniones se deben registrar, un matrimonio se registra en un Registro Civil, pero una sociedad de convivencia se registrará en las delegaciones del DF*. Otra diferencia es que un matrimonio, visto de manera legal, busca la perpetuidad de la especie, es decir, que los que contraen matrimonio se reproduzcan; es más se le permite adoptar para tal fin. A diferencia del matrimonio, una sociedad de convivencia - según la definición legal - no contempla la reproducción, mucho menos la adopción (artículo 17).

Ahora, se dice que es una ley para matrimonios gays, pues este tipo de sociedad contempla que"dos personas físicas de diferente o del mismo sexo" se unan para 'ayuda mutua' (artículo 2). Y aunque ayudará a parejas de homosexuales, también podría ayudar a parejas en unión libre (o parejas con planes de casarse a largo plazo) e incluso a parejas de amigos. Pongamos el ejemplo de un crédito para comprar casa; las instituciones crediticias de México otorga fácilmente un crédito para vivienda aquellas personas que están casadas. Si la reglamentación de esta ley contempla que - al menos en este aspecto - una sociedad de convivencia es igual a un matrimonio, la obtención de estas ayudas será muy fácil.

Decía que esta ley puede ser útil también para amigos. Pongamos el ejemplo de dos amigos que están estudiando la carrera o la maestría y buscan ayudarse mutuamente. Así, si uno trabaja y estudia, y el otro sólo estudia (o trabaja) los beneficios de uno (como IMSS u otras clases de seguros) los podrá tener el otro. Ese es el ejemplo que viene a mí, aunque estoy seguro que habría muchísimos casos en que sea muy útil esta nueva ley.

Además, esta ley contempla proteger a las personas que forman esta sociedad, tal cual el matrimonio lo hace, entre otras cosas, manutención, asistencia y obtención de derechos de herencia (Capítulo III).

Si quieren revisar la ley completa, en la página de Alternativa, encontré. Den click aquí.



Mamá, preocupada de que Alex pudiera tomar ventaja (pues tenemos año y medio viviendo juntos) de esta nueva ley - en caso de que entrara en vigor en Nuevo León -, llamó para decirme que me cuidará. Yo estaba tan preocupado como lo estaría un carnicero de Monterrey de que nadie fuera a comprarle arrachera; esa respuesta molestó mucho a Mamá, de hecho, se ofendió porque no considerabla posible que no me preocupara. - "Si hasta personas que salen del mismo vientre se aprovechan de los de su misma sangre", me decía. No necesito dar muchas explicaciones del por qué no me preocupa; sin embargo, mi respuesta a Mamá fue: - "Primero, hay que leer lo que esta ley dice y ver si me afecta. Segundo, Alex no podría hacer algo así".

-----

* Esta ley sólo está en vigor en el DF, pues fue la Asamblea Legislativa del DF quién la aprobó; de ahí que él registro se haga en el DF. La ley contempla sólo gente domiciliada en el DF (del resto de la República, nadie puede registrarse) y por eso compete a la delegación hacer el registro.

Si la ley entrara en vigor en todos los estados (tal cual como está escrita para el DF), serían los ayudantamientos los encargados de llevar este registro.